Gold Medieval Rol



Gold Medieval Rol


 
ÍndicePortalGaleríaCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Interfectorem el forajido II [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Abysso
Devoto
Devoto
avatar

Mensajes 187
Experiencia 264
Fecha de inscripción : 25/12/2011

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Abysso
nivel:
1/20  (1/20)
Monedas: 1

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Vie 6 Jul 2012 - 18:22

¡Pero claro! el lenguaje matemático era pan comido para Azoxeroth, le bastaron un par de movimientos para sacarnos del apuro y... un momento, ¿dónde estaba mi camarada ahora? Algo lo había succionado, ¿tendrá planeado algo bastante infernal o lo habíamos perdido enserio? Alywe preguntó por él y yo no sabía qué responder:
—Tal vez lo necesitaban en Delork'kas, lo digo por el tipo de portal que me parece haber visto.

Algo extraño en la habitación siguiente nos esperaba, ese ruido había resonado por todos los túneles y fue muy evidente, mi último recluta en la tripulación se ofrece a ser quien vaya delante...
—Está bien Aly, confío en tus destrezas y vivacidad, ¿alguien se opone?— expresé al divisar el camino libre para continuar.

—Conmigo íbamos a estar bien, pero no me opongo, hagan como les plazca— rezongón opinó Loren y nadie más tuvo nada que aseverar, lo que le sucedió a Azoxeroth los tenía tan desconcertados como a mi.

Un joven estaba tumbado al frente, yo le tocaba el omóplato a mi asociada que caminaba adelante mío, le estaba señalando que fuera ella la que se acercara a examinarlo y tal vez despertarlo.
No eres muy valiente, vampiro— me dijo Loren.
—¡Shh!— se interpuso Arpía callando a su compañero.
Gracias— le dije a ella.
—¡Shh!— me mandó a callar Drake.
Ésto se está poniendo chistoso ¿no creen?— me atreví a agregar.
—¡Shh!— a la vez los cuatro vasallos de Interfectorem exteriorizaron, con ello creo que hasta importunaron a Aly.
Pero ya, enserio, ese sujeto en el suelo, me parecía familiar por algunos rasgos faciales pero... ehm, ¿tendrá algo que ver con la desaparición de Azogue? Antes de que la pequeña intentara algo me animé a arrojarle una piedrita en la frente, por las dudas.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
alby
Divinidad
Divinidad
avatar

Mensajes 926
Experiencia 856
Fecha de inscripción : 22/11/2008
Edad : 19
Localización : El Sabio no me permite decirlo

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Alby Rocnus
nivel:
8/20  (8/20)
Monedas: 189

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Sáb 7 Jul 2012 - 0:55

El golpe de una piedrecilla en la frente me reanimo de mi estado de letargo.

Había sido descuidado al dejar de lado por unos instantes la cautela y eso había ocasionado mi caída, pero claro, en ningún momento pensé que el propio suelo se iba a caer, creía que en una sala podría ser el lugar done albergar un trono sería más resistente pero el tiempo no perdonaba. Me hallaba en un nuevo escenario, tumbado sobre los trozos de escombros del suelo, daba gracias que me habían amortiguado la caída pero me sentía mareado y dolorido.

Me llevé mi mano izquierda al interior de la capucha para colocarme la mano en la frente, no presentaba ninguna hemorragia pero mi visión era algo borrosa y como si la sala diera vueltas, por no hablar del impacto de un guijarro que a lo mejor me había caído desde arriba. Maldije en voz alta- De nada sirve una edificación si no es resistente y segura, por muchos adornos que tengan eso no contribuirá a impedir que se hunda sobre sus propios cimientos.

En ese momento me reincorporé sobre los escombros apoyando una mano en estos, para así poder ver que no me encontraba solo. Pasé una mirada por los presentes, ¿Aventureros quizás? En ese momento me fijé en las personas más cercanas a mí, eran conocidos, ¡Eran aquella mestiza y Abysso! ¿Qué estaban haciendo aquí?

Estuve tentado a preguntárselo pero recordé que estaba disfrazado, no podía delatar mi identidad, y menos sin saber quiénes eran los otros que lo acompañaban y si eran de fiar, además, nos encontrábamos en unas ruinas en busca de los agentes de Interfectorem que a su vez buscaban a Abysso ¿No se había enterado del peligro? Era igual, ya hablaría con él en cualquier momento, ahora era el momento de hablar.

-Vaya, espero no haber interrumpido nada, si es así pido mil disculpas, no era mi intención, como si quisiera caerme todos los días desde el piso de arriba con escombros incluidos-me reincorporé como pude e intenté levantarme aun dolorido y con algunos rasgones irrelevantes en mi túnica- En otras circunstancias haría una presentación normal y formal, pero me temo que en este lugar corremos el riesgo de que se desplome el techo sobre nuestras cabezas y puede que también caiga algún que otro cadáver que haya dejado en el piso superior-acabé con una ligera risa, sacudí unos instantes mi túnica para quitarle el polvo de encima mientras esperaba la respuesta de mis “nuevos compañeros”.

_____________________

Sí no aparentas una amenaza, la presa se confía y se vuelve mas vulnerable

Boku wa A desu



Inventario
Spoiler:
 


Otras firmas:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.goldmedievalrol.net
Alywe
Devoto
Devoto
avatar

Mensajes 130
Experiencia 180
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Edad : 28
Localización : Detras de ti... BU!

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Alywe
nivel:
1/20  (1/20)
Monedas: 15

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Sáb 7 Jul 2012 - 22:50

No había habido pegas a la hora de que yo me encargara de guiar por el camino, pero es que de la primera tripulación de cuatro, ahora sólo quedábamos dos. Primero aquel humano del cuál casi ni prefiero acordarme de su nombre, un traidor, y luego ahora Azogue, que por lo que comentó "Mortum" había sido reclamado al parecer en su reino demoníaco.
Esta era la razón principal de que quisiera ir delante. No hubo más imprevistos.

De repente, al final de ese pasillo vimos una sala más o menos grande que tenía escombros ¡el techo se había venido abajo y había una persona! Abysso le tiró unas piedrecitas. ¡Cómo se podía tener tan poco tacto! Ah claro, era un demonio, ¡pero qué esperaba!

Finalmente el inividuo abrió los ojos lentamente y se puso en pie. De primeras no parecía nada amenazante, y no hizo ningún gesto sospechoso que lo indicara. Una vez en pie comentó algo acerca de la estructura del techo, y la verdad que opinaba lo mismo así que con cuidado de no pisar ninguna trampa más, guié al grupo a una zona alejada de una posible zona de desprendimientos. Esa forma de hablar era muy repipi. Sólo la gente intelectual hablaba así, y por intelectual me refería a arqueólogos o magos. Gente que no sale de los libros en su vida más que para conseguir más libros o escribir los suyos propios. Pero eso era algo que a mi en ese momento me daba exactamente igual.

- Interrumpir, de momento no - le dije- quizá te despertamos a ti y tengamos que pedirte disculpas- no había por qué ser descortés así que fui todo lo educada que pude. Además, estaba cansada y de ir algo encogida para sortear baldosas y paredes me empezaba a dar dolor de espalda, de nuevo... No pude evitar llevarme la mano atrás y estirarme un poco.

Luego le comenté - si no hay problema en que nos digas tu nombre, igual no tendremos inconveniente en dejarte venir con nosotros, cuantos más seamos mejor, ¿no?- dije mirando al grupo. Acababamos de perder a uno, pero eso por ahora, parecía que se podía recuperar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rol-elbardofeliz.activosforos.org/forum
Abysso
Devoto
Devoto
avatar

Mensajes 187
Experiencia 264
Fecha de inscripción : 25/12/2011

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Abysso
nivel:
1/20  (1/20)
Monedas: 1

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Dom 8 Jul 2012 - 17:36

Con Aly al frente no íbamos a tener problemas con las trampas, ¡en especial porque con esa estatura estaba muy cerca del piso como para no verlas! ¡JAJAJA! ...qué malo soy, me amo. Pero ya, enserio, ese sujeto que encontramos, ya ni bien lo veo me cae magnífico aunque me recuerdan a alguien esos rasgos faciales, esa voz; en fin, hasta cuando se expresó presentí que formaríamos un vínculo genial casi como el que tenía con Azoxeroth, tal vez no tanto.

Me dirigí a tomarle el antebrazo en son de saludarle, Alywe se mostró amable ante él: buena idea, necesitábamos añadir gente a mi causa, ¡es decir...! "nuestra causa".
—Mi nombre es Mortrum, un gusto toparnos contigo, ella es Aly y aquellos son Loren Della'Tour, y Ura Kahn pero le dicen Blake, ella es ... bueno, le dicen Arpía, y ese es Drake, son guardaespaldas de éstos según dicen, son gente aventurera que ahora trabajan con Interfectorem para encontrar a un tal Abysso, ¿acaso sabes de lo que hablo o te marea mi palabrería, extraño?

—Oye Mortrum, déjate de presentaciones con desconocidos y sigamos a Aly de una vez por todas— profirió Loren aún enojado por mi anterior torpeza.
—Ese derrumbe ha dejado a la luz unas cuantas trampas, eso es bueno, ahora podremos caminar en esa dirección sin tener que cuidarnos mucho, aunque yo no me relajaría, aquí hay criaturas vigilando y quién sabe qué más...— dice Blake con tranquilidad en sus palabras acercándose a Aly para colocarle la mano en su hombro al terminar su comentario, muy provocador por lo que veo, ¿ese galanazo quería seducirla o yo entiendo mal las señales románticas de los draconianos hacia las humanas?

¿Queda mucho todavía?— interrumpe Arpía como celosa por lo de Blake.
No Arpía, ahora cruzamos esos pasillos y si al final de las últimas habitaciones no está Abysso, supongo que tendremos que salir antes de que Loren nos sepulte aquí con su sed de riquezas— contesta Drake.
—Muy chistoso Drake, yo sólo digo que si vamos a ayudar a estos extranjeros a unirse con Interfectorem al menos podríamos llevarnos alguna cosa de oro sólido, como ésto...— y Loren toma un huevo de oro decorado de rubíes de las manos de una estatua, al instante de ello unas risas agudas y guturales inundan los pasillos, sonidos de huesos y espadas, y hachas en movimiento, los chillidos y risas macabras ahogaban con sus ecos el ambiente...
—Oh bendito sea tu karma pedazo de un...
No terminaba de insultarlo que a lo lejos unos esqueletos tapaban nuestro camino, había que moverse rápido y además alzar nuestras armas; muchos de esos espíritus estaban siendo molidos y aplastados por las trampas que pisaban así que podíamos marchar sin cuidado, pero eran esqueletos guerreros por lo que si llegábamos al final de los pasillos debíamos procurar hacerlo con vida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
alby
Divinidad
Divinidad
avatar

Mensajes 926
Experiencia 856
Fecha de inscripción : 22/11/2008
Edad : 19
Localización : El Sabio no me permite decirlo

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Alby Rocnus
nivel:
8/20  (8/20)
Monedas: 189

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Lun 9 Jul 2012 - 11:06

¿Mortrum? ¿Qué estaba haciendo Abysso? Si había decidido cambiar de nombre había dos posibilidades, o bien que temiera que yo fuera uno de los espías de Interfectorem, cosa que no descartara o que trataba de esconderse, ocultarse de alguien o algo. Pero ahora era tiempo de presentarme, parecía que me aceptaban en el grupo pero querían saber mi nombre, ni en broma iba a decir que yo era Alby, sería muy estúpido y suicida por mi parte, tampoco podía emplear mi apellido puesto que no es de aquellos que son tan poco comunes que pasas por alto cuando lo escuchas.

-Mi nombre es Beyond Birthday, aunque si lo preferís si os resulta complicado, podéis simplemente llamarme B.-dije improvisando un poco, no estaba ahora para ingeniármelas para hacer un nombre fantástico por lo que decidí usar el e un asesino de una novela que leí tiempo atrás en la Tierra.

Después de las presentaciones las cosas se torcieron, un insensato del grupo decidió coger la primera cosa brillante que veía, activando así las trampas y defensas del siguiente pasillo además de dejarnos a un ejército de no muertos con intenciones dudosas. Rápidamente me giré hacia el propietario del huevo y me acerqué a él con paso ligero.

-¡Es una reliquia maldita! De nada sirve volver a dejarla en su lugar, hay que destruirla o si no seguirá resucitando a cada cadáver que caiga, da igual si ya hemos acabado con él una vez, los huesos se recompondrán y la batalla no terminará-expliqué mientras arrebataba, o arrancaba de las manos de aquel al que habían llamado Loren aquel artefacto, emanaba un aura oscura, tal vez fuera el único que la pudiera percibir al albergar la magia blanca en mi interior, podía reconocer a su opuesta. Sin dudarlo un instante alcé el huevo con una mano y con todas mis fuerzas lo lancé al suelo donde se estrelló rompiéndose en cientos de fragmentos.

Ahora teníamos otro problema, las defensas seguían activadas pulverizando los cadáveres de los guerreros, no podíamos pasar. En ese momento alcé mi mirada al cielo, tal vez si intentara….

-Ahora vuelvo, voy a abrir un camino-dije mientras me transformaba en licántropo y saltaba hacía el agujero por el que había caído minutos atrás. Mi agilidad me permitió alcanzar el agujero por lo que volvía a estar en el piso de arriba, el cual ahora estaba morado por una docena de esqueletos ¿De dónde habían salido? Daba igual, me sería fácil deshacerme de ellos bajo esta forma.

El primero se me acercó, un antiguo guarda que portaba un escudo de madera podrida y una espada oxidada, de armadura tenía una falda hecha con los trozos sobrantes de lo que en su día fue una cota de malla y un casco medio roto en la cabeza. Me coloqué sobre mis dos patas traseras y asesté un potente puñetazo en el escudo rompiéndolo, la putrefacción había acabado con la resistencia del escudo facilitando el poder romperlo y dejando desprotegido el esquelético enemigo el cual le arranqué la cabeza con otro puñetazo, no sin antes rasgarme parte del hombro con su espada.

No debía preocuparme, mis poderes me mantendrían vivo siempre y cuando no me acertaran el corazón. Y así continuó una lucha hasta que el último de ellos cayó bajo mis pies en el piso de arriba, ahora debía abrir un camino a mis compañeros. Me coloqué al borde del agujero y observé en qué dirección se extendía el pasillo. Caminé un poco y me coloqué donde debería estar la primera trampa, un hacha de doble filo que se balanceaba de un lado a otro mientras colgaba del techo.

Me agaché la palmar el suelo, acto seguido asesté un golpe resquebrajándolo mientras me habría paso hacia el hacha que terminó desplomándose sobre el suelo al no tener nada a los que agarrarse. Me asomé por el pequeño agujero que había echo a puñetazos, de algo servía el mal estado del suelo.

-Si queremos despejar el camino de trampas me tenéis que indicar donde se encuentran las siguientes y yo haré lo que pueda, pero cuidado, se puede desplomar el techo-expliqué a mis compañeros.

_____________________

Sí no aparentas una amenaza, la presa se confía y se vuelve mas vulnerable

Boku wa A desu



Inventario
Spoiler:
 


Otras firmas:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.goldmedievalrol.net
Alywe
Devoto
Devoto
avatar

Mensajes 130
Experiencia 180
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Edad : 28
Localización : Detras de ti... BU!

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Alywe
nivel:
1/20  (1/20)
Monedas: 15

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Lun 9 Jul 2012 - 17:23

La situación permitió que todos nos relajáramos un poco, con las presentaciones y demás, él nuevo agregado dijo que para acortar esa enormidad de nombre le llamáramos B, ¿en qué piensan los padres cuando ponen nombres a sus hijos?
Luego, Drake, fue lanzando un aviso y posó su mano sobre mi hombro de una manera que quise interpretar como protectora, pero al ver la cara que ponía la mujer pensé rápido "mmm... tres son multitud, veamos quién puede más..." sería un modo rápido de destruir un grupo desde dentro. Y además, me divertía la idea de flirtear. Esa mujer, por muy joven que fuera no aparentaba mis 16 años, así que miré a Blake como con cara de preocupación y miedo fingido - es cierto, prométeme que no te alejarás mucho de mi- y puse mi mano sobre su hombro. Por dentro estaba que me moría de la risa. ¡por fin algo divertido entre tanto demonio!

A todo esto, Loren que estaba molesto con Abysso, digo Mortrum, tomó una pieza de tesoro del suelo y todo cambió de pronto... "Por Calsun, esto mejora por momentos..." pensé ¿es que acaso venía un ejército? Miré allá de donde provenía el sonido... efectivamente, un ejército de huesos

- ¡Qué feliz sería aqui un perro!- exclamé para liberar la tensión que ya me estaba provocando soltar adrenalina e instintivamente saqué mis espadas cortas por lo que pudiera venir, un arco aquí servía de poco con tan poca chicha para clavar.

El recién llegado empezó a soltar un discurso que en resumen y yendo al grano, esas cosas sólo serían destruidas si se destruía la reliquia. La lanzó contra el suelo y se rompió en mil pedacitos, pero los huesitos continuaban su camino, por suerte, iban activando todas las trampas que debíamos sortear, así que en cierto modo nos hicieron un favor. A todo esto, el señor B se transformó en un bicho cuanto menos horroroso que se subió raudo al piso de arriba

- ¡Los huesos están por ahí perrito!- dije a causa del nerviosismo de la situación. Odiaba estar quieta y no poder actuar. Esa impaciencia me mataba. Se oyeron ruidos por arriba, no sé qué demonios haría pero estaba luchando o eso parecía y después asomó su canina cabeza y dijo que señaláramos las posibles trampas que viéramos y que tuviéramos cuidado con el techo.

- Caminemos hacia los esqueletos y limpiemos por aquí, esto se nos derrumbará mientras esperamos a que él limpie arriba- les dije. Al fondo del pasillo vislumbré una pieza metálica que se movía en la parte superior, puede que arriba se hubiera activado algo que repercutía abajo.

- Pasillo izquierdo- señalé porque además era donde más trampas habían saltado y menos esqueletos quedaban, por tanto iba a ser mi vía de pasada- a unos veinte metros
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rol-elbardofeliz.activosforos.org/forum
Abysso
Devoto
Devoto
avatar

Mensajes 187
Experiencia 264
Fecha de inscripción : 25/12/2011

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Abysso
nivel:
1/20  (1/20)
Monedas: 1

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Lun 9 Jul 2012 - 18:10

—¡Qué feliz sería aqui un perro!— dijo Aly antes de que chocáramos en brutal combate con esos seres esqueléticos no-muertos, su comentario agradó a Loren cuyo apodo era Perro y por eso respondió para hacer reír a Drake...
—Sí, el día más feliz de mi vida.
... pero no funcionó dado a que estaba molesto por tal tontería de inexperto ladrón.

En pleno avance el Sr. B tuvo un plan el cual no llegué a entender pero algo en el piso de arriba había logrado que cierta parte del techo aplastó a unos cuantos rivales; bravos se mostraron mis acompañantes que todos tenían algo que ofrecer en combate, los cráneos volaban en pedazos y estallaban pútridos unos con otros; yo me rehusé a mostrar mis habilidades para no ser descubierto, tuve que mantenerme al margen dando golpes improvisados y utilizando mi daga. Drake era todo un maestro en el enfrentamiento contra varios: en especial si eran esqueletos autómatas sin mucha voluntad, los entorpecía usándolos a ellos mismos mientras Arpía con indiscutibles movimientos ágiles fulminaba en línea recta las líneas enemigas: esas piernas eran poderosas en su buen uso con la física y la anatomía humana, aunque sus habilidades cuerpo-a-cuerpo no parecían nada humanas.

Y Blake... oh vaya, se había puesto a luchar cuerpo a cuerpo a la par con Aly Creí que debíamos seguirla, no acosarla, presumido.— pensaba a tanto veía como alardeaba su nivel de guerrero cual fanfarrón para sorprender a mi aliada con sus aptitudes; además no sé qué piropos le arrojó entre espadazo y espadazo con esa sonrisa que ya me estaba empezando a molestar... más cuando era yo el que estaba siendo menos que útil en ese escape reñido.

Siendo que corríamos bastantes habitaciones habíamos traspasado sin frenos, pero fue cerca del final que una trampa tomó a Drake por sorpresa: una especie de gusano de arena de gran tamaño salió del suelo arenoso de esa cámara oscurecida, lo tomó por las caderas partiéndolo en dos con sus raras fauces para poder mutilar y succionar su cuerpo entero con esa tétrica velocidad.
—¡No se detengan en este tramo!— aclaró Blake embarrado de las tripas de su camarada el que no tuvo ni segundos para gritar de agonía.
—¡¿Qué no nos detengamos!? ¡esos esqueletos son un muro de huesos!— anuncié.

Las flamas de Blake detuvieron al gusano en su hoyo el tiempo necesario para pasar, pero en el siguiente pasillo estábamos en apuros, la salida quedaba en dirección hacia... arriba. Era subir o seguir arriesgándonos por esas galerías hasta quién sabe qué clase de terminación; por suerte no quedaban tantos enemigos, cuando Beyond rompió el amuleto maldito detuvo el renacer del resto de los cadavéricos oponentes.

Arpía piso un suelo falso y casi cae en un colchón de gigantes clavos de acero, mi mano la atrapó a tiempo y su sonrisa me sirvió de agradecimiento... —¡Esta es la última línea enemiga! ¡Denles con todo!— agregó ella, y ahora me miraba distinto, era agradable: hasta me había olvidado de Blake... pero para salvar mi vida de ese ataque hasta me había olvidado de mi actuación y en tal descuido liberé de mi torso mis psico-tentáculos que delatarían mi identidad secreta ante estos bribones ... Les sacudí el piso a esos guerreros sin vida, pero la boca abierta de Loren me despertó de mi euforia con su expresión de asombro...
—¡Mortrum es Abysso!— grita entre el atestado intercambio de filosos ataques para advertirle a sus camaradas, hasta logra quitarme el disfraz que cubría mi rostro cuando tuvo la oportunidad de estar cerca mío.
—¡Ahora no, Perro! ¡Primero lo primero!— añade Blake.
—Lo necesitamos en este momento, lo tocas y te mataré yo misma— Arpía complementa con firmeza en su voz.
—Ésto terminará muy mal— pensé y luego exclamé ni bien volví a divisar al licántropo visualmente... sí, resultó ser que nuestro nuevo acompañante era licántropo...
—¡Perro y Arpía, aférrense a mí que con mis habilidades saldremos para arriba de aquí!
—Llámame Othara, nene.
—¡Alywe, Blake, usen a Beyond como vehículo, no puedo trepar con mucha carga!
—No puedo creer que enserio nos salvará Abysso, ¡¿Qué clase de broma es ésta!?— declara Loren cuyo apodo era ¿Perro? Ese tipo quería terminar el recorrido, sin duda alguna, tal vez sentía que había arriesgado mucho para irse sin nada y haber recorrido tan escaso tramo.

El gusano podía sentir nuestros pasos por su sensibilidad a las vibraciones, una vez afuera de esos túneles tendríamos que vérnosla con él, eso si antes no se derrumbaba el lugar sobre nosotros por tanta agitación de trampas, ¡Maldito alboroto que no nos permitió alcanzar algún objeto de ese material que debilita a Interfectorem! ¡Por un demonio! Además ahora sabían quién era yo, estábamos arriesgando nuestras vidas en vano, por las buenas no llegaríamos hasta mi hermanastro ¿o tal vez sí?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
alby
Divinidad
Divinidad
avatar

Mensajes 926
Experiencia 856
Fecha de inscripción : 22/11/2008
Edad : 19
Localización : El Sabio no me permite decirlo

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Alby Rocnus
nivel:
8/20  (8/20)
Monedas: 189

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]    Miér 11 Jul 2012 - 11:42

Mis compañeros parecían abrirse paso por abajo a la par que yo despejaba de trampas los pasillos desde arriba, pero también estaba arriesgándolo, cabía la posibilidad de que el techo se derrumbara y aplastara a uno de mis compañeros o también que yo me cayera activando alguna de las trampas y terminara como un licántropo ensartado. Pero parecía que por fin podían avanzar puesto que conseguimos salir del pasillo mientras que yo debía dar la vuelta para volver a juntarme con ellos, debía sortear la estructura derruida de las galerías y trampas que quedaran a la par que los enemigos que habían dejado atrás.

Volví a la sala donde minutos antes yacía, el pasillo temblaba y se llenaba de escombros por minutos mientras algún que otro esqueleto resagado terminaba sus días de No-Vida bajo los escombros de unas ruinas de otra época. Era el momento de actuar, una carrera… una carrera, como hice tiempo atrás con mi maestra terráquea.

-Esto va por vos, mi buena maestra-dije mientras agachaba mi cuerpo tensando mis patas traseras y delanteras para después salir disparado como un resorte de un mecanismo. Corrí y corrí por el pasillo mientras este empezaba a derrumbarse, en línea recta, sorteando obstáculos mientras una nube de polvo me seguía, corriendo por suelo, rebotando en las paredes, como si no hubiera mañana, como si fuera a quedar enterrado bajo esos muros.

Y salté, por encima de una gran fosa arenosa, hasta que repentinamente algo se movió en las profundidades arenosas, un ser serpentino surgió del suelo y con un golpe me arrolló y estampo contra una pared que se cayó con nosotros dos dando lugar a una nueva sala totalmente cubierta de arena. Estatuas, decoraciones antiguas, todo cubierto de arena, solo estábamos nosotros dos, el gusano monstruoso y yo.

Me coloqué sobre mis cuatro patas, el gusano se volvió a meter en la arena, no lo podía ver, debía localizarlo antes de que el atacara. Y mi oído me advirtió, bajo mis pies, la arena se movía, lo escuchaba, y salté a tiempo de esquivar a la criatura que se golpeó contra el techo haciendo temblar la sala. El gusano se enfado, se volvió hacia mí y abrió su horrendas fauces vociferando un rugido, a lo que yo le respondí con otro rugido.

-Bestia irracional, me has atacado a traición, ahora conocerás el poder de un aprendiz shikigami-dije mientras empezaba a correr a su alrededor mientras mi pelaje se iluminaba cargándose de electricidad- ¡Vamos, Nine shikigami’s illusions!

Empecé a correr cada vez más rápido y daba la impresión con cada vuelta empezaba dejar un rastro de que me estaba dividiendo, así continué hasta que ocho clones míos hacían acto de presencia confundiendo al gusano que intentaba darlos pero solo conseguía chocar contra el suelo arenoso o las paredes. Saltábamos y corríamos a su alrededor, nueve figuras blancas de nueve colas que danzaban al mismo ritmo alrededor de un enorme ser serpentino.

-¡Nine shikigami’s tails!-grité mientras saltaba sobre el gusano, mis ilusiones desaparecían al instante el que nueve esferas eléctricas aparecían en mis nueve colas para después concentrarse en mi boca. Entonces, aprovechando que estaba sobre el gusano y este tenía las fauces abiertas disparé, disparé y di en el blanco, la esfera entro en su boca mientras el ser de las arenas se revolvía y agonizaba por la descarga eléctrica para después finalmente caer.

Mis colas desaparecieron y mi pelaje volvió a su color natural, estaba cansado, de un salto algo ágil volví a la sala y en poco me reuní con mis compañeros que parecían haber descubierto a Abysso, todo iba de mal en peor, temía por tener que revelar mi identidad pero no dejaría que hicieran daño a Abysso.

En ese instante nos dijo que me usaran como vehículo para lo que parecía una subida por un conducto.

-Un solo, arre, yija, corre caballo o corre perrito-miré a Alywe- y os tiro al suelo-les advertí.

Espere a que se subieran para después agarrarme a una de las paredes y empezar a subir clavando mis garras en la pared hasta que oí un ruido propio de la activación de un botón, miré hacia arriba y pude divisar que algo se volcaba dejando caer varias esferas metálicas de pequeño tamaño pero en gran cantidad desde el piso de arriba.

-Esto va de mal en peor….

_____________________

Sí no aparentas una amenaza, la presa se confía y se vuelve mas vulnerable

Boku wa A desu



Inventario
Spoiler:
 


Otras firmas:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.goldmedievalrol.net
Alywe
Devoto
Devoto
avatar

Mensajes 130
Experiencia 180
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Edad : 28
Localización : Detras de ti... BU!

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Alywe
nivel:
1/20  (1/20)
Monedas: 15

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Miér 11 Jul 2012 - 14:47

La cosa se puso fina, no sé lo que ocurría en el piso de arriba o eso parecía porque se oían demasiados ruidos y el techo temblaba sobre nuestras cabezas con la amenaza de derrumbarse. No me gustaba nada. Blake se había puesto a combatir a mi lado, aprovechando que era más alto yo cubría la altura de su estómago hacia abajo y su espalda, así como el cubría la de mis hombros hacia arriba, cosa importante porque un golpe ahí significaba dejar de pertenecer al club de los que respiran. Además, usó para mantener bien al margen a esos esqueletos unas llamas. Me iba diciendo cosas, por escucharlas me llevé un corte superficial en el muslo.

- Así no me ayudas a concentrarme, Blake- le dije con una sonrisa algo forzada a causa de la molestia de la herida.

El peor momento fue cuando un gusano enorme del mundo subterráneo apareció y le dió un desgraciado fin a Drake... lo había partido por la mitad, yo estaba horrorizada pero no me permití ningún momento más de vacilación o despiste o sería el segundo plato de ese monstruo.
Pero, eso no fue el fin ni mucho menos, no sé en qué momento reconocí unas formas que no deberían estar ahí. Abysso... ya no era más tiempo Mortum. Acababa de sacar sus tentáculos y no sólo eso, si no que además blake comentó que no era el momento más adecuado para capturarle. Estábamos todos de fango hasta el cuello. O de huesos, según se mire. A todo esto, mi compañero se largó al piso de arriba con Arpía, a la que me había parecido oír...¿nene? Esto se ponía interesante, quizás Abysso fuera a sobrevivir a sus captores, al menos a uno de ellos. Yo mientras luchaba con Blake en el límite de la trampa e intentaba ganar terreno para que ninguno de los dos cayera.
Hacía tiempo que había visto a B dirigirse hacia nosotros, pero aquella bestia del inframundo también se lo había llevado ¡Madita sea! Miraba por todas partes, no había nada a lo que poder agarrarse de forma rápida sin recibir un golpe por la espalda y caer a las picas.
Blake seguía llameando y luchaba feroz cuando de repente, y como una especie de milagro apareció el hombre licántropo vino en nuestra ayuda, él podía subirnos, parecía fatigado pero estaba dispuesto a hacernos el favor si obviábamos las burlas. Inmediatamente asentí. En ningún momento quise hacer sangre con las bromas, sólo eran comentarios. Pero sabía dónde parar, el siguiente paso una vez a salvo sería pedirle disculpas. Pero ahora con asentir era suficiente.

Me subí con cuidado de no hacerle daño y Blake se sentó detrás mía. Me aferré con fuerza al pelaje sin tirarle demasaido, aunque no controlaba en ese momento los nervios.
Ahora tenía una duda... ¿tendría Blake alas en su forma dragona? ¿Cómo sería? "Alywe céntrate que no estás para pensar esas estupideces en estos momentos" me dije a mi misma.

Parecía que en el piso de arriba también empezaban a descolgarse cosas, necesitábamos encontrar un lugar reposado, donde valorar las cosas y solucionar el tema Abysso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rol-elbardofeliz.activosforos.org/forum
Abysso
Devoto
Devoto
avatar

Mensajes 187
Experiencia 264
Fecha de inscripción : 25/12/2011

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Abysso
nivel:
1/20  (1/20)
Monedas: 1

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Miér 11 Jul 2012 - 16:41

La salida se había bloqueado sobre nosotros, tuvimos que desviarnos para nos ser aplastados por los objetos que caían del techo y un atajo nos salvó la vida; si no hubiera sido por el Sr. B transformado en lobo no hubiera tenido de donde impulsarme, justo a tiempo me sujetó de un tentáculo para evadir con rapidez esos escombros, era más rápido que yo en esa forma lupina, aún con pasajeros a bordo. A salvo estábamos ahora: el nuevo, Aly, Blake, Othara, Perro, y yo, pero estábamos encaminados por un corredor desconocido y misterioso, aún para Blake; el conducto estaba oscuro pero al menos ya no habían esqueletos siguiéndonos, creo que las vibraciones subterráneas terminaron gracias al asesinato del gusando a mano de Birthday... en cambio el derrumbe seguía, obviamente en la sección que ya habíamos pasado, no nos alcanzaría en este nuevo sector.
—Ahora sí estamos perdidos— dice Perro.
—Si seguimos por estos pasajes encontraremos otra salida, hay muchas salidas posibles, sólo debemos buscar.— comenta Blake rodeando con su brazo la espalda de Aly casi disimulado hasta llegar con su mano a la cadera de la joven.
—¡Todo es culpa de Abysso! ¡Propongo matarlo ahora mismo!
¿Entonces mi hermano no quiere negociar? ¿Me quería muerto?
—Calma tus llamas Perro, Interfectorem lo quiere con vida...— interfiere Othara poniéndose frente a su compañero para escudarme —Linda espalda.
—...escucha Abysso, no sabemos qué desea él de ti, nuestras órdenes eran llevarte por las buenas o capturarte— aclaró ella.
Si hubieran comenzado por ahí, nos hubiéramos ahorrado todo ésto y hubiera aceptado, hasta Azoxeroth seguiría con nosotros de seguro.
—De todas formas tú nos engañaste a nosotros, maldito cara pálida, insisto en que me dejen apuñalarlo veinte veces seguidas.— persistió el granuja.
Lo necesitamos, Perro, nos necesitamos todos los que aquí estamos ahora mismo— explicó Blake acariciando a penas con la misma mano la zona de la cadera de ¡de mi recluta! maldito casanova.
No perdamos más tiempo, antes de que suceda algo más, sigamos por esta gruta a ver qué sale— buscó concluír Othara, en el camino le preguntaría por qué se hace llamar "Arpía", quería saber más de ellos, de ella, en especial de Perro: podía serme un estorbo.

Por la poca visibilidad del pasillo me golpeé la cabeza con un objeto de plata, lo noté enseguida porque sentí el proceso de desmayo al instante.

Interfectorem
—Señor, ya sé donde encontrar a Abysso.— informó Sinnombre.
Excelente, dame las coordenadas y mandaré a Mors y al musculoso acompañados por algún que otro soldado. Mientras tanto, toma posesión de su cuerpo, si tiene ayudantes elimínalos, y ponlo en camino a esta guarida— ordenó con una voz nueva el Oscuro Interfectorem.
—Así será, señor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
alby
Divinidad
Divinidad
avatar

Mensajes 926
Experiencia 856
Fecha de inscripción : 22/11/2008
Edad : 19
Localización : El Sabio no me permite decirlo

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Alby Rocnus
nivel:
8/20  (8/20)
Monedas: 189

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]    Miér 11 Jul 2012 - 18:05

Resquebrajos del techo nada más, por un momento pensé que había activado una trampa, si después de trampas infernales y bichos demoniacos ahora me asustaba por el sonido de la piedra suelta terminaría muerto por un infarto, menos mal que por fin salimos de aquella especie de tubería, salí yo primero ya que era más rápido que Abysso el cual tenía que mover constantemente sus tentáculos para subir mientras yo simplemente caminaba.

Al menos era un sitio más amplio que el anterior, parecía una cañería gigante y no faltaba el olor a podrido ya antiguo. Lo primero que hice una vez bajaran mis dos pasajeros fue dejarme caer boca arriba y con la lengua fuera, mi forma lupina estaba exhausta, matar a una bestia, desactivar trampas y encima cargar gente terminaba con la energía de cualquiera. Terminé por volver a adoptar mi apariencia humana al tiempo en el que mis compañeros avanzaban por el pasillo mal iluminado e iban discutiendo el destino de Abysso, el cual no dejaría morir, lo necesitaba tanto para bienes propios, el camino a interfectorem, como ser uno de los pocos demonios a quien le había hecho una “purificación”.

De momento, no veía porque usar mi magia por lo que si podía dialogar con mis compañeros mucho mejor, pero para nuestra suerte, Abysso se quedo inconsciente, si que debía de tener ganas de mandarle un cabezazo a algo para terminar así porque no me lo explicaba, daba igual. Parecía que sus compañeros se arremolinaban a su alrededor para intentar reanimarlo el cual despertó poco rato después, pero extrañamente parecía más sonriente que de costumbre.

Aun a distancia, una cruzada de miradas nos bastó, sus ojos habían adquirido color purpura, mis instintos me avisaron, algo se revolvió en mi ser, algo que me avisaba que algo no marchaba bien, como si Abysso dejara de ser el mismo para ser… otra cosa, mis poderes de mago blanco me avisaban… ¡Estaba poseído y por un ente poderoso y desconocido!
Me pareció que el también se daba cuenta de que lo había descubierto pues dejó escapar una risa esquizofrénica y lunática. Debía actuar ya, estiré los brazos a los lados al momento que con una luz intensa mis báculos aparecían, uno en cada mano, para después yo correr y dirigirme a la criatura que estaba dentro de mi compañero mientras este hacía uso de sus tentáculos para intentar hacerse con un rehén pero no lo consiguió.

Con una palabra mía, “encadenado”, decenas de cadenas doradas y luminosas nacieron de las paredes y el suelo amarrando a Abysso y a algunos de sus tentáculos, me había quedado a su espalda al dar un salto al invocar las cadenas, ahora debía exorcizarlo y no había tiempo.

-¡No hay tiempo para muchas explicaciones, soy un mago blanco y necesito que mantengáis a raya a Abysso o lo que sea que esta controlándolo, un ente poderoso reside en él, voy a exorcizarlo pero necesito que me cubráis puesto que las cadenas no aguantaran y yo he de abandonar mi cuerpo!-expliqué lo más rápido que pude para después alejarme de un par de saltos y clavar mis dos báculos en el suelo los cuales empezaron a flotar a mi alrededor mientras yo me iluminaba y me quedaba flotando mientras una débil luz escapaba de mí y se introducía en Abysso.

Oscuridad, oscuridad y niebla, un lugar vacío y lúgubre solo llenado por una incesante niebla que era visible que se arremolinaba a mi alrededor y me tapaba hasta la cintura, de fondo podía escuchar carcajadas y gruñidos, sonidos guturales y susurros. Estaba en… en la esquizofrénica y alocada mente de Abysso, decía eso puesto que este era un lugar en el que residía la locura por el ambiente tan alocado.

Debía encontrar al ente desconocido y erradicarlo pero tenía un problema, en una mente tan siniestra casi no había cavidad para la luz y si quería exorcizarlo necesitaba mis poderes los cuales se habían reducido.

_____________________

Sí no aparentas una amenaza, la presa se confía y se vuelve mas vulnerable

Boku wa A desu



Inventario
Spoiler:
 


Otras firmas:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.goldmedievalrol.net
Alywe
Devoto
Devoto
avatar

Mensajes 130
Experiencia 180
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Edad : 28
Localización : Detras de ti... BU!

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Alywe
nivel:
1/20  (1/20)
Monedas: 15

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Miér 11 Jul 2012 - 18:24

Habíamos escapado por los pelos. En cuanto paramos me bajé del lomo del licántropo, se me había hecho muy raro montar sobre algo que no era un caballo y me coloqué bien el equipo, por poco pierdo el arco en la huida. Una vez asegurada de que tenía todo y estaba de una pieza, salvando el corte suspiré con la cabeza echada hacia atrás. A salvo. El lobo volvió a ser hombre, en su forma semicanina estaba exhausto y era normal que hubiera apostado por volver a la normalidad. Le debía la vida ahora. Por otro lado, la espalda de momento se había quedado muda, no sé si del susto o de qué, pero agradecí no tener que ocuparme de ese dolor. Era como si algo me quisiera atravesar desde dentro. Pero mejor no pensarlo, no vaya a ser que apareciera.

Cuando paramos, estábamos en un sitio muy mal iluminado, apenas podía distinguir sombras y lo bueno es que al menos el ruido se había quedado abajo. Me recordaba una especie de tubería gigante. Antes de saltar a otro tema me dirigí a B

- Perdona si te sentaron mal las palabras de antes- le dije en tono sincero, yo había sido siempre objeto de burlas y ese sentimiento lo conocía bien. No me costaba pedir perdón por ello. A menos que me cayera mal, pero no era el caso porque no le conocía de nada.

Por suerte, el dragón del grupo habló para informarnos de que no todo estaba perdido, di un respingo... - de ahí no bajes la mano...- le dije al oído. No era algo prudente viendo la situación. Aunque me alegraba ver que le daba igual si yo tenía algo que ver con Abysso o no. Un poco de "calma" no me venía mal.
Después de esto, pronto saltó la discusión de si matar o no matar a Abysso. Loren estaba como loco por arrancarle la piel a tiras, yo me mantenía al margen, observaba la reacción de todos.
Vale eran dos votos a uno de no matarle. Loren, o era muy fiel al hermano más malo de Abysso o creía que tendría una gran recompensa.
¿Pero qué? Íbamos andando y me ¿hacía caricias? Quise mirarle pero no sé si mis ojos apuntaban a su cara, apenas podía ver algo. Seguramente él si vería mejor, puesto que era un dragón y aunque fuera en plan serpiente, presentiría los obstáculos con la lengua, al menos eso me imaginaba, porque me iba guiando con cuidado para no darme contra nada. Al contrario que Abysso, que se dió con algo y cayó al suelo desmayado.

Quise agacharme para ayudarle pero Arpía se interpuso y capté la directa. ¿Pero qué pensaba esta mujer que había?

- Dale unos golpecitos en la cara a ver si despierta- le dije algo incómoda por su reacción hacia a mi. Es cierto que yo había empezado a picar... pero para mi era una tontería. Si no era suficientemente madura no era mi culpa.

- ¿Qué le pasa? ¿No será tu mujer o algo parecido no?- le dije al oído a Blake agarrándole por el cuello de la camisa. Jugar a romper familias, parejas y cosas así no me gustaba.

A todo esto cuando Abysso abrió los ojos dejó escapar una risilla que me puso los pelos de punta, nunca de había oído reír así, no era normal. En menos de tres segundos el que acababa de agregarse al grupo y nos había salvado la vida mostró su verdadera identidad.

En serio, ¿es que era la única pringada y sincera de todo el grupo? Resulta que era un mago blanco, ¡con razón esa labia! Ahora las piezas de mi puzzle iban encanjando, era el hombre que pidió disculpas por su compañera arquera. Nos explicó brevemente lo que debíamos hacer, entretener al cuerpo de Abysso, estaba poseído. ¡Lo que faltaba! más diversión.

Me situé delante del cuerpo que había quedado suspendido en el aire, el del mago, para protegerle de lo que pudiera hacer Abysso en su posesión, se lo debía.

- Tened cuidado- les dije a todos. Permaneced unidos, será lo mejor, así controlaremos todo. Por suerte las cadenas habían facilitado que hubiera más luz y así podíamos ver los tentáculos de Abysso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rol-elbardofeliz.activosforos.org/forum
Abysso
Devoto
Devoto
avatar

Mensajes 187
Experiencia 264
Fecha de inscripción : 25/12/2011

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Abysso
nivel:
1/20  (1/20)
Monedas: 1

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Jue 12 Jul 2012 - 4:49

—¡Un Mago Blanco!? ¿¡Acaso no lo ven!?— protesta Perro luego de que al ver mi enfermiza expresión en la cara se hace para atrás aterrado mientras Alby entraba en acción... sí, Alby, esa energía podía recordarla fluyendo de mis recuerdos a mis venas aún, era una sensación inolvidable, aquél encuentro había sido más que sólo una contienda de disensión. Pero algo raro sucedía en mi ser...

¿Por qué estoy consciente de que estoy desmayado? ¿es ésto un sueño lúcido?— me sentía tres personas a la vez, por un lado noté que mi cuerpo no era uno con mi mente, funcionaba como un no-muerto, un autómata el cuál no sólo veía por mí sino que actuaba por mí; por otro lado estaba vagando como un fantasma por mi subconciente, como si soñara, y lo más extraño, sentía que mi aura estaba dividida en dos dentro de mí, como si hubiera dos Abyssos en uno.

Soñé a Alby caminando por el plano de mi subconciente, y yo estaba consciente de ello, en la entrada había niebla gris y oscuridad, no se detuvo y fue cuando comprendí algo de lo que sucedía...
¡Duerme Abysso, disfruta este sueño!
—¡Eres tú Sinnombre! ¡Te he descubierto! ¡ya sal de mi mente!
Maldito hechicero de Luz, has estropeado mis planes dentro del pálido, ¡ahora sentirán ambos dos el máximo poder de una pesadilla! ¡Tiemblen ante mi creatividad!

Para Sinnombre era fácil moverse en este mundo onírico, yo no sabía como controlar mi subconciente, comencé a meditar para derrumbar con vacío sus acciones, pero tardaría mucho y demasiado en despertar de esa pesadilla...

Alby en este plano se veía tal cual era, sin maquillaje ni atuendos raros, ¿o estaba confundiendo yo a B con el mago Blanco? ¡no podía estar muy seguro en este estado de somnolencia! todo era muy confuso aunque así y todo también sospechoso. Él caminaba y ahora podía ver ese gran terreno valdío: un cielo rojo con sonrisas como nubes y carcajadas como truenos, extenso césped muerto en ese fondo de negrura... rocas en punta y objetos de metal desparramados por todas partes, espejos rotos que mostraban fragmentos de mis recuerdos y viviencias: uno con Interfectorem, uno con Maara, otro con mis víctimas, más de Maara, también mi madre.
Vi como en la marcha del exorcista al llegar a ese horizonte con precipicios, se acercó a un Abysso sentado a los pies de una cascada de sangre decorada con cráneos y diamantes junto a su amada Maara, reían sin poder dejar de mirarse a los ojos poniendo apasionados besos como el punto-y-aparte de cada oración preciosa. Sobre la cascada emerge Sinnombre con una apariencia a su conveniencia:
Spoiler:
 
Alby estaría en aprietos, mi interior Oscuro debilitaba su Luz y aún más cuando era controlado por otro Oscuro, sin dudas mejor estrategia que entrar a mi mente no había: cortar el problema de raíz era lo prudente... como siempre además de creativo el hechicero era buen estratega, ¿pero cómo enfrentaría a alguien que en el plano onírico no sólo era así de fuerte físicamente como guerrero bárbaro, y tan mágico como un hechicero? no sé, pero ciegamente confiaba en ese Blanco aunque nunca creí que llegaría el día que vería a uno de su calaña como aliado... ironías de vivir mi loca vida.

¿Te gusta mi hacha, brujo Luminoso?— expresó con soberbia Sinnombre al ver a Rocnus desde esa elevación, ni bien lo dice eleva su mano y convierte el césped en nieve... Una cascada de sangre fluyendo por renegridas prominencias rocosas decoradas con huesos y riquezas, rodeada de un fondo gélido de helada nieve con ventiscas glaciales y estacas de acero en el suelo atestado de abismos que retenían bestias rabiosas. Vaya, nunca había visto de forma lúcida y consciente mi subconsciente, este sujeto me hacía un favor al robarme el control de mi carne y perturbar mis sueños.
—... la he creado para adornar tus intestinos con óxido, aunque antes te voy a saborear con...
Sinnombre concibe de los abismos de mi níveo piso onírico a dos canes monstruosos:
Spoiler:
 
Spoiler:
 
...que comienzan a rodear al hechicero Blanco. De su estómago el demonio procreó a dos criaturas más para hacerlo interesante: Murthos y Garduk
Spoiler:
 
Spoiler:
 
...mis nuevos bebés, Mur y Gar, nacieron recién así que debes ser amable, ellos no saben entrar en razón.
—¡Alby! ¡Me encargaré de inmovilizar a las perras con mi imaginación! Concéntrate en Sinnombre, sus hijos no han de ser tanto como aparentan.

Imaginé a una especie de Abysso que peleara con los canes:
Spoiler:
 
...y a una Maara que le ayudara:
Spoiler:
 
Spoiler:
 
---

Fuera del mundo onírico las cadenas se habían debilitado por la condición nueva de Alby, lo suficientemente débiles como para liberar una mano y con ella arrojarle a Perro mi daga, como era el que estaba más distraído con su idea de aprovechar cualquier excusa para asesinarme, o asesinar a Alby ahora desprevenido (pues él como vasallo de un demonio concebía a cualquier Luminoso como enemigo), fue entonces que recibió en su garganta el helado filo de mi arma, ¡fue instintivo! ¡no quería asesinarlo! pero era más fácil para Sinnombre obligarme a matar a ese antes que a cualquier otro, ¿razones subconcientes quizá?
—¡¡Perrroooooooo!!— exclamó aflijida Othara.
—Y-yo les advert-gh-í ¡arghkff! que era un... ghgffkjjss— manifestó Perro sus últimas palabras y enseguida Othara se colocó cerca de Alby para defenderlo de cualquier otra sorpesa siguiendo el mandato de Blake:
...es que lo necesitamos dentro de la mente de este pálido; Aly, tú ayúdame con Abysso, nos quiere asesinar pero nosotros no debemos hacerle daños graves— concluyó su decisión.
Liberé mi títere-clon desde la invocación de mis manos ahora sueltas, mientra se aflojaban las cadenas atacaría a Alywe y a su ... Blake. La lanza de mi marioneta guerrera ahora sería aquella con la que los lapidaría pues con Sinnombre adentro mis acciones estaban casi duplicadas en fuerza y velocidad, dependiendo de Alby dentro mío claro, ¡Pero yo no podía detener mi cuerpo sin antes tomar el control de mis pesadillas!


Interfectorem
—Reporte de estado, situación y categoría, soldado— reclamó Averno a un soldado.
—¡Milord! Mors y Ténebri acompañados de seis reclutas se dirigen a donde Sinnombre indicó, van volando en los cuervos gigantes que usted solicitó; la categoría de su poder se ha incrementado a B y lo puede notar en su vigoroso organismo ahora restablecido y fortalecido, su voz y mirada; los cristales siguen multiplicándose alrededor de la guarida generando el ambiente propicio para su Oscuridad al viciar toda posible aura celestial o similar, sólo nos falta contar con la presencia de Abysso y su Forma Perfecta será finalmente lograda ¡La Nueva Nación Naciente llegará tal cual sus profecías!
Magnífico, soldado, ecuánime ¡Magnánimo! ... Ahora estrella tu cabeza contra esa pared rasposa.
¿Cómo dijo Milord?
—Ya oíste.
Interfectorem emanó un fulgor de sus ojos que provocaron la inmediata obediencia de ese soldado, corrió gritando con lágrimas en sus ojos y comenzó a golpear su cabeza contra la pared para que estallara.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
alby
Divinidad
Divinidad
avatar

Mensajes 926
Experiencia 856
Fecha de inscripción : 22/11/2008
Edad : 19
Localización : El Sabio no me permite decirlo

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Alby Rocnus
nivel:
8/20  (8/20)
Monedas: 189

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]    Vie 13 Jul 2012 - 1:41

A medida que me adentraba en la mente de Abysso el ambiente iba tomando forma, ya no era tan oscuro y vacio, ahora había cielo, rojo como la sangre decorado por siniestras y perturbadoras sonrisas. Ahora el suelo era visible pero no dejó más que mostrar la muerte de la vegetación, hubiera preferido seguir con la niebla pero y no había vuelta atrás, debía hallar ese ente extraño y exorcizarlo para que abandonara el cuerpo de mi demoniaco compañero, pero me exponía a muchos riesgos, esa criatura era poderoso y me había obligado a entrar en un reino en el que mis poderes casi no existían. ¿Qué se podía esperar del interior de un demonio?

Metal desparramado, cristales rotos con imágenes, ¿eran recuerdos, ilusiones, sueños o tal vez simples anhelos? No podía saberlo, solo podía avanzar e intentar comprender y ponerle la lógica. Como siempre me gustaba decir, para vencer en cualquier ambiente por extraño que fuera, solo había que darle la lógica, daba igual lo alocada que fuera, si le ponías lógica podías evitar problemas como locura o traumas.

Pero eso daba igual, por fin parecía que llegaba a alguna parte, a lo que parecía un río de sangre el cual nacía de una gran cascada con ornamentos propios de aniquilador, al parecer a mi querido compañero le encantaba decorar las cosas con los huesos y cadáveres de sus víctimas además de que no se contentaba con cualquier gema preciosa, diamantes, al menos tenía buen gusto en ese sentido. Había gente allí, una inesperada imagen de un Abysso cálido junto a una persona desconocida compartiendo momentos propios de una pareja normal y corriente. Era un recuerdo, si, debía serlo o simplemente un fragmento reproducido de ese momento, además de ser algo apreciado, de lo contrario no sería tan… corpóreo, sería como los otros, en espejos rotos.

Pero como convocado para arruinar un buen recuerdo, de entre el agua roja que emanaba sin cesar de la cascada apareció una figura de rasgos barbaros y con cuernos como si de un mestizo de demonio y hombre se trataran. Pareció burlarse un poco preguntándome mi gusto por su espada a lo que le respondí.

-Cuando puedas deberías visitar a los artesanos de Rant Aran, he visto obras maestras que podrían darle uno o dos pulidos a esa vieja y oxidada mole-le di un consejo como si fuera un compañero de toda la vida pero en realidad fue un comentario propio como contraataque a una burla. Entonces el escenario cambió, era el ente extraño, solo alguien que posee un cuerpo es capaz de moldear el subconsciente a parte del propio afectado. Un nuevo escenario se abría, un suelo nevado junto a una cascada que fluía entre estacas y puntas rocosas que podrían suponer el final de quien con ese filo atravesasen, criaturas se arrastraban con gruñidos y aullidos por las profundidades abismales de los distintos precipicios que había.

Otro comentario de aquella criatura con apariencia de bárbaro astado.

-No deberías vender la piel del oso antes de cazarlo y en este caso, jamás me subestimes, es lo peor que puedes hacer, te lo aseguro, muchos han intentado lo mismo que tú, ninguno lo ha conseguido y ya vamos por más de cien intentos de asesinato-dejé que mi labia actuase libremente mientras ante mi nacían dos horribles bestias de pesadilla que comenzaron como simples larvas para después crecer en pocos segundos.

Rápidamente intenté invocar mi báculo pero me di cuenta de que no estaba en un lugar corriente, estaba en el subconsciente de Abysso, el cual parecía estar atento de mi enfrentamiento contra ese ser acompañado de sus perros y sus monstruos. Escuché su voz resonar en el lugar, decía que él se encargaría de las bestias y que yo debía de centrarme en Sinnombre el cual supuse que sería el bárbaro astado, parecía que algo de suerte me era brindada, un Abysso algo más colorado aparecía para enfrentarse a los monstruos acompañados de una figura que era similar a la que había visto antes en el recuerdo, pero cambió drásticamente convirtiéndose en un monstruo no muerto ¿Cuan loco y perturbador podía llegar a ser mi aliado demoníaco?

Cerré los ojos y respiré hondamente de aquel aire onírico, empezaba a comprender como funcionaba esto, lo comprendía, sabía qué hacer.

-¡Esto es un plano onírico para darle una imagen al subconsciente de Abysso, un lugar que él puede moldear a su antojo para que se asemeje a él!¡El es el soñador que moldea y da forma a las cosas de este lugar por lo que este lugar es un plano del soñador, pero ha sido alterado al tener una presencia externa que se impone ante Abysso, por ello eres capaz de crear a tu antojo estas bestias!-hice una pausa-¡Pero he de decirte que eso también me aporta a mí algo, puede que no sea parte de Abysso, pero si soy similar a ti, Sinombre, yo también soy una presencia externa, por lo que puedo imponer mi voluntad en este plano y moldearlo, puede que con menos energía pero puedo hacerlo!

Extendí mis brazos a los extremos mientras sentía la energía fluir, podía intentar crear algo, pero debía ser algo poderoso, una creación inventada no podría tener tanto poder para penetrar en este mundo ya que no me ataba nada a ella, no teníamos ningún lazo fuerte, tal vez algo más fuerte ¿Un amor? No, una pesadilla sería perfecta… ella sería perfecta…

Entonces, mientras estaba desprotegido, uno de los monstruos infernales se abalanzó sobre mí para intentar cerrar sus fauces sobre mí, aquella bestia de larga cola y tentáculos quería extinguir mi vida. Pero cuando se acercó a mí y estuvo a punto de tocarme una nueva figura lo lanzó por los aires a un par de metros de mí. Sí, era una figura que conocía muy bien.
Plumas negras caían a su alrededor mientras que extendía sus tres alas, sí, tres, una figura que recordaba a un arcángel caído, negro taje rasgado junto con ojos rojos y un rostro inexpresivo. Tez grisácea semejante a un cadáver putrefacto además de que su cabello era blanco pero la oscuridad lo había tornado gris. Solo poseía un único brazo, el otro se había tornado su tercera ala la cual mostraba parte de lo que sería una estructura metálica. Sí, ella era mi pesadilla o más bien los recuerdos que tenía sobre ella en esos momentos.

Se giró rápidamente hacia a mí y me levanto por el cuello en el aire dejándome casi sin aliento.

-Mi lanza, ahora-ordenó como si supiera que yo podía crear sus armas y quien la había creado. Me vi forzado a usar mi energía a moldear una lanza que cayó desde lo alto para clavarse en el suelo para después ser recogida rápidamente por la arcángel de alas negras, ella era
Spoiler:
 

-Manolin, por favor, encárgate de ellos, yo me ocuparé de su astado líder.

-No has de preocuparte por ello, solo has de preocuparte de que me duren los suficiente que para cuando termine no vaya a por ti y terminar aquel duelo-dijo sin darse la vuelta para después con un grito de guerra se abalanzó sobre las dos criaturas que hacía minutos eran larvas.

Ahora el camino hacia mi oponente estaba despejado, solo sentí un leve escalofrío al escuchar las palabras de Manolin, sabía que lo estaba diciendo en serio, pero ahora tenía otro problema, el astado se dirigía hacia a mí con su hacha en mano y preparada para hundirse en mi carne. Solo conseguí conjurar dos docenas de pequeñas esferas de luz que rápidamente salieron disparadas en la dirección de aquel ser, no podía luchar desarmado y sin mis poderes bien, sería un suicidio.

-Creo que me necesitas-escuché una voz proveniente de mi interior, mi pecho se iluminó mientras a mi lado se materializaba un gran lobo negro, claro. Era el alma o el espíritu del lobo en el que me convertía cuando lo necesitaba o quería, era normal que pudiera aparecer allí, en un plano onírico no se atienen a las leyes físicas, dos almas en un solo cuerpo podían aparecer separadas en este lugar.

-Así que tu eres el alma del lobo, te debo mucho y te deberé más tras esto, no sé cuándo podremos hablar pero hemos de dar una larga charla, ahora, ¿Tienes algo con lo que ayudarme?

Casi al instante de terminar el lobo se iluminó de color blanco cambiando so pelaje al color de la nieve mientras su cola se agradaba y se dividía en nueve, su aspecto cobraba más a una mezcla de lobo y zorro mientras que en su boca estaba mi báculo, Domo-Rocnus.

Spoiler:
 

Sabía lo que hacer, era más, sabíamos lo que hacíamos. Me monté sobre su lomo mientras cogía con una mano mi báculo y lo ponía modo de lanza gracias a sus filos.

-Los dos que son uno, hoy separados pero unidos más que nunca, como jinete y montura, hoy te enseñaremos el poder de un Shikigami-dijimos al unisonó para después cabalgar en dirección a mi oponente, primero correríamos a su alrededor y después haríamos uso de la agilidad del alma del lobo. Pero primero lo primero, era momento de distraerle, así que cabalgamos en círculos alrededor de él para después empezar a dejar una estela blanca que iba cobrando consistencia e iban formando clones idénticos de los dos. Nueve jinetes rodeaban a Sinnombre.

-Nine shikigami’s illusions.

_____________________

Sí no aparentas una amenaza, la presa se confía y se vuelve mas vulnerable

Boku wa A desu



Inventario
Spoiler:
 


Otras firmas:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.goldmedievalrol.net
Alywe
Devoto
Devoto
avatar

Mensajes 130
Experiencia 180
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Edad : 28
Localización : Detras de ti... BU!

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Alywe
nivel:
1/20  (1/20)
Monedas: 15

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Vie 13 Jul 2012 - 7:43

Lo que nos temíamos comenzó. Abysso en su posesión había lanzado una daga al cuello de Loren, mientras se sujetaba la garganta con sus manos, intentó balbucear sus últimas palabras. Pero no pudo acabar su frase. Othara se quedó desolada pero no por ello dejó de querer luchar. Se situó donde me había colocado yo para proteger al mago y dijo que ella se encargaría. Sin duda era más fuerte que yo así que no me opuse.

No sé qué posía estar sucediendo en la mente de Abysso, pero el cuerpo por fuera se combulsionaba, intentando librarse del todo de las cadenas que lo aprisionaban. Ya había conseguido liberar las manos y podía lanzar cosas, ¿qué sería después? ¿las piernas? Además, este Abysso se había vuelto realmente rápido, por suerte se movía como si estuviera sonámbulo, asi que dentro de lo malo no era lo peor.

- Blake- le dije- será mejor que te quedes semitransformado tus escamas son más duras que esa armaduraque llevas- le aconsejé. Él con una sonrisa me dió a entender que era correcta esa suposición mía y se alejó unos pasos para proceder a una mutación. Se hizo algo más grande y su piel se tornó escamada, no podía apreciar bien el color pero parecía dorado o bronce. Como era un dragón macho, en vez de extremidades superiores de brazos y alas sólo tenía alas, pues sólo las hembras poseen ambas cosas para proteger sus huevos. Así que se quedó con unos brazos fuertes y una membrana que se intuía era lo que serían sus alas. Afortunadamente sabía medir hasta dónde transformarse. Sus ojos también habían cambiado, ahora eran como los de las serpientes aunque al estar en un lugar oscuro su pupila aún parecía redonda. Su nariz, ahora era más como un hocico y cuando habló también noté que su lengua era más viperina que normal. Aún tenía algo de pelo era muy raro de ver.

- Essspero que essto no cambie nada- me dijo en algo que entendí como una sonrisa.
Yo sólo pude responder riendo todo lo que la situación me permitía - acabemos con esto y ya hablaremos

Como habíamos hecho anteriormente intercambiábamos espadazos desde distintas posiciones. Abysso-con se movía rápido pero ninguna espalda quedaba desprotegida, además gracias a mi baja estatura y a la alta suya, logré reliazar un corte en uno de sus muslos, la idea era hacerlo en los dos para doblarle pero movió rápido la otra y se libró del tajo. Blake lo llameaba. ¿Cuánto más tiempo retendrían esas cadenas al verdadero Abysso?

De repente, el clon fue contra mi con las manos pero tropezó con algo... no había caido, pero semidragón Blake también tenía cola y le había levantado los talones del suelo haciendo que cayera hacia atrás, quise rematarlo pero Blake me agarró del brazo

- Ess rápido y peligrosso, esspera- le hice caso y volví a la posición inicial de combate

- Arpía, ¿vas bien? - le dije
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rol-elbardofeliz.activosforos.org/forum
Abysso
Devoto
Devoto
avatar

Mensajes 187
Experiencia 264
Fecha de inscripción : 25/12/2011

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Abysso
nivel:
1/20  (1/20)
Monedas: 1

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Vie 13 Jul 2012 - 16:40

Aly y Blake eran una molestia para mi clon, por suerte los movimientos de lanza a distancia fueron suficientes para darme el tiempo para liberarme de las cadenas que perdieron fuerzas debido a las poderosas maniobras de Alby dentro de mi estado de sueño.

el títere se levantó dando filosos ataques, intentó cortar los tendones de los pies de ambos oponentes pero ella era ágil y él muy astuto; la excelente estrategia de la pequeña provocó que la lanza psíquica perdiera efectividad contra la forma semi-dragón del joven Blake, él tomó el arma bloqueando la movilidad de mi marioneta así Alywe podría rematar, su fuerza draconiana era mayor a la de mi clon y estancado en ese intento de estocada sin dudas la ladrona no dudó en actuar. El dolor de mi réplica lo sentí en mi carne, mas no probé su muerte...
—¡Me cansaron ustedes dos!— expresé con mi voz en ecos sin ser yo quien buscaba decir algo —¡Es hora de exterminarlos con los tentáculos potenciados en fuerza!
Y rompiendo las cadenas con una fuerza que no era mía sentí una fatiga producto de estar tan dividido entre adentro y afuera, siendo yo y Sinnombre a la vez:
—Alywe, Blake, no puedo controlar mi cuerpo y habilidades, aprisiónenme. — logré aclarar con mi voz bajo intención, sin ecos esta vez, era como hablar dormido. Mis extremidades renegridas se lanzaron hacia ellos dos intentando golpearlos o empujarlos, esperaba llegar a Alby quien posaba defendido por Othara, ella con sus cortes no permitía que mis impactos entraran al mago, es decir, su cuerpo. No sé cuánto me soportarían atacándolos pero seguro no quedaba mucho tiempo, el piso estaba sintiendo el derrumbe del sector primero y con las vibraciones del exorcismo mas la lucha se iba fracturando, eso podría despertar a alguna otra trampa o bestia de ese lugar.
---
Sinnombre quien estaba parado sobre la sangre que fluía como cascada esquivó el ataque de mi camarada hechicero hundiéndose para abajo y apareciéndose como cual topo al lado de mis falsos Maara y Abysso Oscuro, de un hachazo al girar a modo remolino los destrozó como bolsas de carne llevándose a los perros infernales en la misma ofensiva; por suerte la tétrica creación de mi compañero mantenía a raya a Mur y a Gar, ¿quién lo diría? esa fémina los estaba apaleando a tremendos bicharracos, esas aberraciones grotescas que parecían tan invencibles a primera vista.
¡Oye jinete blanco! ¡Aquí estoy! dijo Sinnombre burlándose de Alby, algo que yo no haría hoy en día...
—... ¡Prueba un poco de mi estilo!— añadió desde esos veinte metros de recorrido, como si hubiese sido impulsado por el mismísimo suelo onírico, ¡deja de controlar mi interior! Y cargó desde esa posición una inmensa esfera roja, tan grande como cuatro vacas juntas, ni bien intentara con su lobo algo más ¡...yo sabía que se la arrojaría, muy seguro!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
alby
Divinidad
Divinidad
avatar

Mensajes 926
Experiencia 856
Fecha de inscripción : 22/11/2008
Edad : 19
Localización : El Sabio no me permite decirlo

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Alby Rocnus
nivel:
8/20  (8/20)
Monedas: 189

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]    Dom 15 Jul 2012 - 1:24

Nuestro objetivo se desvaneció entre las sangrientas aguas de la cascada impidiéndonos continuar con nuestra estrategia actual, después puede escuchar el sonido de dos agonizantes y pude divisar de nuevo a mi objetivo. Había acabado con aquel Abysso y aquella mujer que le acompañaba, había acabado con ese recuerdo de mi compañero demoniaco como si basura se tratara, y no solo eso sino que golpeó a sus propias mascotas como si no fueran nada para él. Para colmar el vaso, ahora se burlaba de mí diciendo que aquí estaba, se estaba riendo de nosotros, para él nada de esto era importante, solo nuestra muerte, si quería luchar así, bien, acabaría con él y con esa seguridad tan grande que tenía.

Aún continuábamos mis clones y yo por lo que era el momento de cargar contra Sinnombre mientras este cargaba una especie de esfera rojiza mientras nos retaba a que avanzáramos para poder lanzarnos aquella bola. Antes de eso mis dobles y yo nos confundimos entre nosotros, saltábamos y nos movíamos cambiando de dirección limitando las posibilidades de que descubrieran al verdadero entre los ocho clones. Una vez estuvimos preparados formamos una línea recta, nueve jinetes de zorros con una lanza en la mano izquierda, una lanza o báculo, como se quisiera llamar, yo no estaba ni en el centro ni en los alrededores, me encontraba en el extremo izquierdo mientras mis clones me imitaban al milímetro.

-Yo me desharé de la esfera, tú acaba con él o evita que escape como antes-indiqué a mi compañero.

Entonces se iluminaron nueve esferas en cada montura, una por cada cola que multiplicado por todos serian un total de ochenta y una esferas.

-Nine Shikigami’s tails-dijeron al unisonó todas las monturas antes de empezar a cargar hacía nuestro adversario, mientras tanto yo me apoyaba con una mano sobre el lomo de mi lobo preparado para entrar en acción en el momento justo. Nos abrimos como un abanico, nueve jinetes que avanzaban separados de los otros casi rodeando a nuestro enemigo en la distancia hasta que vimos el momento justo para actuar.

Los nueve jinetes saltaron al unisonó alzando cada uno sus báculos y agarrándolos con una sola mano, la izquierda, hicieron hacía aras el báculo para después lanzarlo en línea recta al corazón de la esfera mientras los nueve báculos se iluminaban al estar cargados con un hechizo luminoso con el único propósito de acabar con la esfera y con suerte, hacerla lo suficientemente inestable como para estallar en la mano de nuestro enemigo.

Mientras tanto los nueve lobos con aspecto de zorro usaban sus esferas para tejer una especie de red de rayos que se acercaba desde el suelo peligrosamente hacia Sinnombre, aunque claro, de esos ochenta y un rayos, solo nueve eran reales, pero el poder de la mente es fuerte y a veces juega malas pasadas por lo que podría intensificar los daños.

Manolin [Gore puro]


En su lucha contra las dos bestias a la vez la figura alada parecía desenvolverse muy bien para solo tener un brazo, se bastaba con solo usarlo para atacar con su lanza y hostigar a los dos engendros, sus saltos eran altos y largos, gracias a sus tres las que le permitían esquivar fácilmente las embestidas y ataques de sus rivales. En ese momento fijó un objetivo y lanzo la lanza al cielo, entonces aquella criatura, Murthos suponía, cargó contra ella con sus cuatro patas y sus brazos extendidos mientras rugía. La arcángel negra se valió de su único brazo para apastarse del camino y agarrarse de uno de los colmillos o cuernos que le sobresalían bajo las fauces, con agilidad y casi estilo teatral se balanceó y se colocó sobre la criatura que al instante alzo los brazos intentando alcanzarla pero rápidamente alzó el vuelo por encima de su espalda evitando que la cogiera aun sosteniendo el cuerno de la bestia de seis extremidades.
El monstruo se revolvía intentando liberarse mientras era tirado hacía atrás obligándolo a mirar al cielo y casi romper su columna vertebral al intentar ir un poco más hacia atrás, en ese instante un brillo metálico se divisó en el horizonte, la lanza, que atravesó a la criatura entrando dentro de su boca y llegando a sus entrañas. Una criatura menos, solo quedaba la otra que no se quedó quieta mientras asesinaban a su compañero.

Una afilada cola atravesó a Manolin por la espalda saliendo por su abdomen por la parte de delante, ni una palabra dijo ni tan siquiera hizo una mueca de dolor, simplemente se quedó observando la cola mientras esta la alzaba por los aires y después se lo acercaba al rostro de la criatura para enseñar las filas de colmillos que poseía bajo sus luminiscentes ojos verdes a los lados de la cabeza. En ese momento acercó su brazo izquierdo hacía su presa mientras esta forcejeaba mientras la cola la mantenía suspendida en el aire delante de la criatura.
Casi antes de rozar la piel de su víctima, la criatura nacida de una pesadilla que había atormentado a un joven mago desde hacía meses agarro con su mano la muñeca de la criatura mientras ponía un pie en su hombro mientras hacía fuerzas para tirar del brazo de la criatura mientras las alas la ayudaban a conseguir más fuerzas todavía hasta que arrancó de cuajo el brazo a la bestia que bramó y lanzó a Manolin lejos de ella que rodó por el suelo con el brazo del monstruo aún en la mano.

_____________________

Sí no aparentas una amenaza, la presa se confía y se vuelve mas vulnerable

Boku wa A desu



Inventario
Spoiler:
 


Otras firmas:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.goldmedievalrol.net
Alywe
Devoto
Devoto
avatar

Mensajes 130
Experiencia 180
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Edad : 28
Localización : Detras de ti... BU!

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Alywe
nivel:
1/20  (1/20)
Monedas: 15

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Dom 15 Jul 2012 - 7:31

Teníamos un problema menos, hasta el momento había funcionado la estrategia. El títere había caído, pero ahora una voz que sonaba cuanto menos psicópata salió por la boca de Abysso y nos adelantó cuál sería su siguiente ataque, ¿es que acaso eso suponía que debíamos tener miedo? Yo no habría dicho nada personalmente, es más, eso habría sido mi ataque sorpresa. Creo que el demonio o lo que fuera que estuviera en el interior de Abysso se lo tenía demasiado subido. Pero estaba realizando un gran esfuerzo. Luchaba desde dentro contra, por lo menos el mago y fuera luchaba contra tres personas.
Luego, casi de seguido volvió a abrir la boca pero la voz que salió fue la de Abysso, que nos decía que debíamos aprisionarlo. Bueno, hasta ahí llegábamos.

- Pues intenta controlar a tus patas de pulpo- le dije mientras iba esquivando los tentáculos que comenzaban a salir.

Una vez derrotados todos los tentáculos podríamos agarrarlo y aprisionarlo, pero ahora nuestros objetivos eran varios y se movían a su antojo, traicioneros. Othara podría defenderse, pero aún así, me orienté hacia su posición para poder ayudarla en caso de que fueran demasiados para ella.

Además había un añadido... todo temblaba y no sabía si sería el techo que se nos vendría encima o seríamos nosotros los que nos fuéramos abajo con el suelo. No tenía muy claro cuál de las dos opciones sería la más divertida pero tampoco quería pasar a hacer una comprobación de perito. Ahora tenía que lidiar con uno de sus brazos psíquicos que se había situado a mi derecha. El bicho se movía bien, rápido y eficaz, me recordaba a una cobra en sus movimientos. Esquivaba mis espadazos que lanzaba a uno y a otro lado, pero no le daba. Decidí ahorrar energías, eso sólo me cansaría más. Miré más hacia delnate, ahora me estaba dedicando a ver qué hacía Blake. Estaba con otro y había tenido más suerte porque le había herido, pero también se le estaba haciendo complicado. Él me vió por el rabillo de su ojo, o eso supuse, igual me olió o lo que quiera que los lagartos hicieran para detectar y como si hubiera leído mi pensamiento se acercó de nuevo con su rival y yo también me acerqué unos pasos, pero si llegar a juntarnos. Empecé a dar vueltas alrededor del otro tentáculo, esquivando los ataques de Blake y los de los dos tentáculos, ahora era como si estuviera esquivando a tres enemigos, como hubiera hecho hace un par de años atrás cuando Abysso se divirtió intentando cazarme con esas mismas cosas, logré que mi tentáculo al final se enredara con el de Blake.

- ¡Ahora!- le grité, él tenía la fuerza para seccionarlos, yo no. Miré hacia Othara, estaba lidiando contra dos tentáculos y un tercero yacía a sus pies. Sentía admiración en esos momentos, pero uno de los tentáculos que la estaban atacando hizo que cayera al suelo y mientras uno se abalanzaba contra la figura del mago otro se echaba por encima de Othara ésta se defendía como podía. Cargué mi arco rápida, no dispararía contra el de Othara, podría alcanzarla a ella. Pero sí contra el del mago. La flecha lo atravesó y lo dejó aturdido, momento en que Blake fue cargando contra él para darle muerte y ayudar a Othara con el suyo. A pesar de haberle ayudado a incorporarse parecía como si se sintiera dolida en el orgullo.

Habían caído cuatro tentáculos pero aún no podía acercarme a la figura de Abysso, también se encontraba bien custodiada, y sólo tenía visión cerca del mago, así que no sabía cuantos más enemigos quedarían por derrotar antes de aprisionar de una vez por todas a Abysso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rol-elbardofeliz.activosforos.org/forum
Abysso
Devoto
Devoto
avatar

Mensajes 187
Experiencia 264
Fecha de inscripción : 25/12/2011

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Abysso
nivel:
1/20  (1/20)
Monedas: 1

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Dom 15 Jul 2012 - 18:43

Lo tenía que admitir, como un gran equipo Blake y Aly acabaron inmovilizándome; Othara mantuvo protegido a Alby en ese estado elevado que le permitía luchar contra Sinnombre dentro de mi mente, si bien ahora los esfuerzos del demonio onírico se potenciarían en mi sueño ya mi cuerpo no haría nada que pusiera en peligro la misión. Mi ojos se cerraron, mis tentáculos se desvanecieron como sombras, ahora podía ver con claridad lo que sucedía en mi interior pues ya no estaba mi concentración tan dividida...
—Parece ser que al avisarle a Aly y a su... Blake, de mi condición, Sinnombre aprovechó a eliminar a mis creaciones imaginarias. Es como si supiera a dónde enfoco mi atención para dar la ofensiva a donde me descuido, ¿cómo solucionar este dilema lógico? Él está haciendo una simbiósis parasitaria con mi mente, entonces si... ¿podrá ser que pueda repercutir en sus acciones como él pudo en las mías? Tal vez necesito observarlo más, sus debilidades aflorarán pronto ha no ser que Alby fuere a ser derrotado antes.

Sinnombre arrojó su esfera infernal la cual fue a chocar contra la acometida de los Alby, al hacerlo pretendió despegar del suelo hacia ese cielo rojo de mi mente para no recibir ningún daño; para su mala suerte yo desentumecí de la superficie que pisaban sus pies los tentáculos psíquicos que Aly y los mercenarios aplacaron en mi exterior, ahora teniendo esa energía en mi interior la usaría contra este vasallo de mi hermanastro.
—¿¡Qué diantres sucede!?— se expresó alterado sin poder mover sus piernas recluídas al níveo pavimento...
—¡Bienvenido a mi retorcida cabeza!— exclamé.
Sinnombre logró ver como su esfera era penetrada por el ataque del hechicero y aún con tal impacto esa embestida de Luz siguió recta hasta el pecho del demonio, él usó sus manos para frenarla y tanta fricción provocó una especie de explosión por la contradicción de auras; el estruendo lo impelió con violencia para atrás hasta chocar con un gran obelisco que su cuerpo en tal encontronazo hizo pedazos. Los rayos llegaron hasta él pero justo cuando se esfumaba en forma de niebla, reaparece seriamente lastimado con una mano en su sien y la otra en su estómago, tenía heridas serias a pesar de que en ese ''mundo'' dentro de mí la Oscuridad tenía la ventaja ante la Luz la cual era succionada por mi naturaleza absorbente que se alimenta de la pureza.
¿Eso es todo, mago de pacotilla? ¿Tu primer ataque y al descargar TODO eso fue lo mejor que tenías?— poniéndose en pie esas fueron las palabras de Sinnombre, comenzó a abrir su pecho como boca a la vez que extendía su quijada ¿¡para qué!? Las cosas alrededor empezaron a ser succionadas, aspiradas, tragadas como si el oponente fuera un agujero negro... Manolin y la imagen alegre de Maara sentada con Abysso fueron atraídos para ser digeridos por el maldito, ¿todavía que me tenía poseído se creía con la libertad de arruinar mi arruinado interior?
Por suerte Manolin antes de ser tragada le provocó una profunda herida en el cráneo de lado a lado, eso me dejó el tiempo suficiente como para defenderme: me materialicé dentro de mí imaginándome ahí dentro más joven, como si soñando me viera en tercera persona...
Veré en qué puedo ayudarte Alby, tu Luz aquí no es muy buena, pero si yo respaldo tus ataques con mis molestas intervenciones tendremos suerte.
En lo que esos sucesos sorprenden a Sinnombre, se manda con su hacha a matar a Rocnus... ¡Te haré sufrir Alby! ¡Haré que quedes atascado en un limbo sin rumbo por el resto de tu eternidad!— sería una colisión muy dura, mis intentos sólo impactaban en su marcha como plumas en una roca, era porque se estaba transformando a un estado más puro en Oscuridad, hasta llegó a regresarme la ofensiva en mi contra:
Spoiler:
 
Su nueva apariencia revelaba su poder al máximo...
Spoiler:
 
...ahora en dirección a mi aliado le tiró con ese enorme hacha de frente pretendiendo saber qué réplica era la original, cuando llegara hasta ellos/él
comenzaría a escupir fuego a todos, lo podía saber, pero aprisionado no podía avisarle a mi compañero.
—¡Ahora verás lo que es usar todo el poder como es debido, hechicero tonto!— agrega en dirección a los Alby.
---

Aunque mi cuerpo material estaba bajo control ahora, las perturbaciones que se habían manifestado al defender el cuerpo físico de Alby habían incitado a que unos chillidos raros resonaran por los corredores, tal vez alertadas estaban ya las criaturas guardianas con las que todavía no nos habíamos encontrado.
Hagamos silencio, si mantenemos la calma no nos encontrarán, este piso no aguantará más azotes, la estructura es débil ya por sí sola de los años que pasaron...— mencionó Blake a la pícara mientras Othara se iba a hacer vigilancia más adelante por si avistaba algo.


Blake
...Ésto no lo hago porque crea que tienes miedo— añadí abrazándola sin esperar correspondencia alguna, mi temperatura corporal era más alta ahora y los latidos de mi corazón más profundos cerca de ella, si iba a hacer silencio en este lugar oscuro al menos me comunicaría de otra manera con la damisela, había estado contemplando el momento apropiado para comunicarme de esta manera.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
alby
Divinidad
Divinidad
avatar

Mensajes 926
Experiencia 856
Fecha de inscripción : 22/11/2008
Edad : 19
Localización : El Sabio no me permite decirlo

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Alby Rocnus
nivel:
8/20  (8/20)
Monedas: 189

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]    Jue 19 Jul 2012 - 16:01

Mi lanza había conseguido atravesar la esfera como si de una fina capa de papel se tratara, así hasta llegar a la criatura hasta la cual parecía tener problemas, Abysso me estaba ayudando, no sabía cómo pero lo hacía. Y el choque de nuestras energía produjo una explosión mandando a Sinnombre lejos mientras yo descendía sobre el suelo a una peligrosa velocidad pero al instante fui recogido por el alma del lobo el cual después me dejó en el suelo.

Parecía extenuado y poco a poco las esferas eléctricas se desvanecían al igual que el color blanco de su pelaje. Coloqué mi mano sobre su frente, notaba su cansancio, había sido un esfuerzo mucho mayor de lo que cualquiera pudiera pensar.

En ese momento unas corrientes de aire me hicieron fijarme en nuestro adversario el cual se le abría el pecho como una segunda boca y empezaba arrastrar a todos a su interior como el remolino que engulle el barco en el océano. Sus creaciones y las nuestras fueron engullidas pero mi pesadilla no se dejaría devorar tan fácilmente, aprovechando que era arrastrada hacia él, en los pocos segundos que permaneció cerca suya consiguió asestarle un golpe con las estructuras metálicas que parecían ser extensiones de su alas.

Volvía a la carga, pero con un horrible y mutilado cuerpo nuevo, asumí que sería su verdadera forma. Si empezaba a mostrar nuevas formas y a cambiar de apariencia al igual que eliminar sus propias creaciones significaba que se estaba volviendo demasiado confiado, eso me serviría para derrotarle, pero ahora me preocupaba el lobo.

-Descansa, por favor, yo me encargaré del resto-dije acariciándole el rostro.

-¿Estás seguro?

-Completamente, déjamelo a mí-respondí sin dudar al mismo instante en el que el lobo se transformaba en una esfera de luz y entraba en mi pecho, mientras tanto, una a una las ilusiones se desvanecían. Ahora estábamos solos, Sinnombre, yo y Abysso.

El horrendo ser mutilado se aproximaba a mí hacha en mano, necesitaba tempo para realizar lo que planeaba por lo que cerré los ojos y me senté con las piernas cruzadas sobre el níveo suelo.

En ese instante mi cuerpo empezó a flotar mientras era engullido por una esfera protectora que se formó a mí alrededor, flotaba, a un metro del suelo. Empezaba a entrar en un estado de trance mientras navegaba por los recuerdos de Abysso y las creaciones oníricas que habitaban el lugar. El ente extraño había creado un vínculo parasitario con los más profundos y oscuros recuerdos de Abysso, intenté buscar algo concreto, un ápice de luz, ni tan siquiera en recuerdos que habíamos compartido, aunque encontrara alguno no era suficiente.

Hasta que me crucé con un reflejo ante un espejo que me mostraba mi aspecto minutos atrás antes de entrar en la mente demoniaca. Extendimos la mano al unísono y la apoyamos en el espejo, la imagen se empezó a teñir de rojo y gotas de sangre recorrían mi rostro desde la frente hasta la barbilla. Entonces el reflejo se iluminó y mostró a un Alby más joven sosteniendo en brazos a una niña de cabellos lilas y ojos azules. Cambió de nuevo y mostró al mismo personaje pero magullado y malherido, se sostenía el vientre mientras su aspecto parecía carbonizado. Entonces se iluminó una vez más y mostro a una figura de un encapuchado de túnica blanca con unas grandes alas doradas.

Entonces comprendí, hallé el secreto que lo tenía delante de las narices pero fui incapaz de ver, hasta ahora. No existía ni luz ni oscuridad en este lugar, ni aunque fuera el subconsciente del más malvado de los tiranos, la criatura más horrenda de todas. Todo residía en la capacidad de imaginar de cada persona, ¿Cómo si no Sinnombre había creado tan rápido un vínculo con Abysso? Este terreno lo controlaba aquel que era capaz de imaginar, daba igual que fuera un ente externo o el mismo soñador todo el poder residía en el mismo punto, la imaginación.

Mientras tanto, la esfera era hostigada por un fuego demoniaco y una neblina oscura que intentaba abrirse paso a través del escudo, mientras este era golpeado por un hacha entre el humo, el fuego y la niebla.

Y el escudo estalló, alejando a la horrenda criatura y el fuego que la acompañaba. Lo había comprendido, ahora podía actuar, aun estaba flotando sobre el suelo y esta vez me elevé mucho más alto sin necesidad si quiera de usar magia.

-¡Lo he comprendido, Abysso, Sinnombre, he descubierto el secreto de este lugar! ¡Puede que sea el subconsciente de Abysso, pero es un lugar abierto para cualquiera que quiera imaginar! ¿Por qué entonces no están todos los sueños conectados? Pues porque cada uno tiene su lugar propio para moldear, reside en lo más profundo de nuestra mente. Aquí no existe ni luz ni oscuridad, ni aunque un demonio nunca haya visto la luz, simplemente exponemos y creamos las cosas que queremos ver, nuestros sentimientos y emociones se entrelazan en nuestro lugar dando así a creaciones como esta. Pero esto es diferente, tres mentes se han conectado para que podamos estar las tres presencias aquí, Abysso es el anfitrión y nosotros dos somos los invasores, y como tales debemos de marcharnos sea por las buenas o por las malas. Aquí todo lo controla la imaginación…-una gigantescas alas blancas con símbolos dorados emergieron de mi espalda iluminando todo el lugar- Al principio creí que mi poder se reduciría al no haber luz, no pude invocar mi báculo porque no creí que lo conseguiría, pero ahora que lo he comprendido soy capaz de hacer cualquier cosa. ¡Voy a exiliarte, Sinnombre, voy a eliminar cualquier rastro de tu presencia en este lugar y te voy a dejar una marca imborrable, voy arrancarte ese poder que tienes de controlar mentes y cuerpos, cada vez que lo intentes sentirás arder tu cuerpo como si estuvieras en el mismísimo corazón de un volcán!

-Abysso… Siento tener que decírtelo pero puede que te escosa un poco tanto a ti como a mí, pero con tu permiso voy a arrancarte a este parasito.

Mis alas se iluminaron mientras yo descendía sobre un lugar elevado, llegó un momento en el que mis alas se separaron de mi cuerpo y se juntaron formando una circunferencia que se ilumino mostrando pentagramas que giraban durante unos instantes. Cerré los ojos, recordé a todas las personas que había conocido, amigos, familiares, amores, amistades, hasta los enemigos. Abrí los ojos que centellearon mostrando un color azul más brillante de lo normal y los pentagrama se detuvieron para después llenarse de energía mientras iluminaban todo el lugar como un enorme Sol sobre la tierra, alcé la mano izquierda y chasqueé los dedos. Al instante salió disparado un enorme rayo lumínico de colores dorados, amarillos, naranjas y hasta rojos.

-¡Observa la llama del Crepúsculo!-dije mientras el gigantesco rayo que no paraba de emanar el pentagrama se esparcía por cada rincón de la mente de Abysso persiguiendo a Sinnombre y sin dejarle ningún lugar donde poder ocultarse y escapar. A medida que el rayo avanzaba iba arrancando y quemando cada parasito y vinculo que unía las dos mentes dejando a Sinnombre atrapado en este limbo esperando a que mi rayo lo alcanzara para arrancarle ese poder y devolverle a su cuerpo… Si es que resistía el ataque, claro.

Rayo:
 

Yo por mi parte estaba extenuado, mi silueta empezaba a parpadear mientras me sentaba al lado del pentagrama, me estaba desvaneciendo ¿Sería la muerta que me anunciaba mi hora o por el contrario estaba regresando a mi cuerpo? Creo que lo segundo pues poco a poco dejaba de ver el panorama sobrenatural y macabro y me dejaba ver una pequeña casa en mitad de un campo de flores. Intenté alcanzarla sin existo pues al momento me desplomé sobre las flores.

-----------------Devuelta en mi cuerpo------------------

Los báculos se pararon en seco y apagaron su luz para después desplomarse sobre él suelo junto a mi cuerpo que los acompañó, estaba de vuelta en mi ser pero estaba agotado, un par de horas de descanso o alguna de mis pociones me vendrían bien pero ahora necesitaba dormir….

_____________________

Sí no aparentas una amenaza, la presa se confía y se vuelve mas vulnerable

Boku wa A desu



Inventario
Spoiler:
 


Otras firmas:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.goldmedievalrol.net
Abysso
Devoto
Devoto
avatar

Mensajes 187
Experiencia 264
Fecha de inscripción : 25/12/2011

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Abysso
nivel:
1/20  (1/20)
Monedas: 1

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Jue 19 Jul 2012 - 21:51

Alby había logrado sincronizarse con el vacío de mi interior difumando la ilusoria presencia de lo que parecía Luz y Oscuridad, el contexto y el terreno comenzaban a cambiar como si esa lucidéz del mago en este plano hubiera alterado completamente mi noción de mente: ella había dejado de tener forma y por ende había hecho de ella el lugar que yo o Sinnombre quisiéramos, todo tenía sentido, ¿bueno? ¿malo? ¡no! sólo era una criatura con una programación a la cual llamaba naturaleza, como si con los pensamientos no pudiera cambiar mi destino; la confianza de mi compañero rápidamente debilitó a Sinnombre y usando esa Nada maravillosa que cualquiera podía encontrar dentro de sí y a su favor creó la circunstancia perfecta para atacar a mi parásito. el hacha del cretino se había roto contra esa esférica defensa energética del exorcista y ante el ataque final del exhausto fue que a Sinnombre lo sentí perderse en un infinito/limbo dentro de mí.

Alby salía de mi mente y por fin yo despertaba aunque estremecido, aún así percibía vivo al demonio simbionte dentro, tal vez estaba más que débil, pronto tendría que salir a este plano terrenal o ser consumido por mi naturaleza absorbente: él saldría... había que ser pacientes, ya de todas formas no podía manipularme.
Eres un ingenioso y perspicaz, mago, te tengo que felicitar sin dudas, tu confianza y seguridad quebraron al maldito dejándolo a tu merced: si no me hubieras hablado ahí adentro no hubiera podido abrir mis ojos como tú lo hiciste y la simbiosis hubiera seguido fuerte; pero prepárate, lo siento aún latir en el interior, está hecho polvo pero aún vive, cuando salga hagamoslo freirse.

Othara ya se había preparado a distancia, Alywe y Blake también dirigieron su atención a la cuestión... Pero en eso el piso se agrietó, yo tomé mi daga del cuello de Perro, y fue cuando noté la situación... Maldita sea...
Sinnombre había aprovechado la magia maldita de este lugar que resucitaba a los muertos, se metió en Perro convirtiéndose ahora en un no-muerto; esos ojos que brillaban púrpuras me alejaron por asombro, la daga fue el nexo que conectó al demonio con el muerto. Ahora que era corpóreo sería fácil aniquilarlo, aunque estábamos fatigados él también lo estaba, y éramos más ... sería su fin, ¡debía terminarse su tenacidad!

Se levantó y me empujó contra la pared con esa fuerza sobrenatural propia de él, estaba alimentándose de esa magia corrupta de estos túneles, eso lo aniquilaría pronto por obvias razones ¡pero no podíamos dejar que nos llevara con él antes de eso!
Mi espalda rompió la pared cuando pateó mi pecho y el suelo comenzó a vibrar más de lo normal, por supuesto que las energías que aún conservaba Alby serían las suficientes para eliminarlo, ¿pero ahora qué truco podía usar, lo golpearíamos hasta que las Ruinas lo comieran vivo? Él era la agilidad de Perro sumado a su fuerza física de demonio siendo lentamente asesinada por el combustible que obtenía de ese subsuelo maldito y hechizado.
—¡Me los llevaré conmigo! — exclamó luego de empujarme, tosía sangre y se sentía horrible, se notaba que estaba por convertirse en una triste nada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
alby
Divinidad
Divinidad
avatar

Mensajes 926
Experiencia 856
Fecha de inscripción : 22/11/2008
Edad : 19
Localización : El Sabio no me permite decirlo

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Alby Rocnus
nivel:
8/20  (8/20)
Monedas: 189

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Sáb 21 Jul 2012 - 19:00

Entre las flores mi cuerpo yacía, en lo que parecía el paraíso, un remanso de paz solo perturbado por el tintineo de pequeñas alitas propias de las alas de las hadas que iban de flor en flor jugando como las niñas pequeñas que aparentaban ser. Cerca se podía escuchar un arroyo fluir tranquilamente mientras que la paz y el sonido del viento ondeando ligeramente las plantas eran presentes.

-Aun no ha terminado, no es más que el comienzo.

Me levanté repentinamente para ver como una espada me apuntaba al cuello, el que sujetaba el arma amenazante no era otro que mi propia apariencia, ahora el remanso de paz se tornó oscuro, la luna hacía acto de presencia mientras las flores se tornaban espinosas rosas sangrientas.

-Aun hemos de llegar hasta el rey, solo hemos magullado a uno de sus peones, hemos de avanzar por el tablero hasta obligar al marionetista que mueve los hilos a dar la cara-me tendió la mano y apartó la espada al mismo tiempo que yo le agarraba. El sueño poco a poco se iba desvaneciendo…


Desperté en el suelo del túnel junto a mis báculos mientras escuchaba un enfrentamiento, Sinnombre seguía poseyendo cuerpos y usándolos para acabar con nosotros. Mis ojos centellearon casi desintegrando las lentillas rojas y dejando a la vista unos luminosos ojos azules. Me levanté báculo en cada mano.

-¡Te dije que te dejaría una marca imborrable! ¡Te dije que te arrancaría los poderes!-avanzaba paso a paso sin temer si quiera que mi adversario estuviera armado, no logaría nada, con un solo giro podría hacerle sufrir la mordedura de la luz- ¡Voy a cumplirlo!

Después de eso, con cada paso que daba se podía oír claramente el sonido de una campanada pequeña, casi como un cascabel, y con cada campanada una cadena de espinas emergía del suelo y amarraba al cadáver de uno de nuestros compañeros el cual mostraba los ojos lilas de Sinnombre. Tres, cuatro, cinco, seis cadenas lo amarraban, de pies y manos, la cintura y el cuello, alcé un báculo y diez cadenas espinosas más salieron de la pared que tenía tras él y lo amarraron en esta.

-¡Me subestimaste, te reíste de mí, ahora observa el fruto de los buscadores, observa el poder de su líder!-dije mientras soltaba los báculos que se quedaron quietos, de pie, mientras posaba mi mano izquierda en el rostro del cadáver y mi mano derecha mostraba la palma hacia el techo. Susurré unas palabras arcanas por lo bajo y las cadenas se retorcieron sobre el cuerpo mientras mi mano se iluminaba y mi cautivo gritaba a pleno pulmón como si le estuviera quemando vivo.

Hice retroceder mi mano derecha hasta mi costado derecho y de pronto la estiré rápidamente hundiéndola en el pecho de la criatura en la que se había alojado. En el momento en el que hundí mi mano en su carne la criatura se cayó hasta que aparté mi mano izquierda de su rostro y este cerró sus ojos. Al sacar la mano de las entrañas del ser moribundo estaba agarrando algo, en mi mano tenía una pequeña esfera cristalina y transparente de ligero color morado.

-Le he despojado de sus poderes, ahora me pertenecen, este cadáver ya no hará más, Sinnombre ha vuelto a su cuerpo, pero creo que maldecirá mi nombre mil veces al extirparle su poder-dije mientras me guardaba la esfera y las cadenas se desvanecían dejando el cuerpo desplomarse sobre el suelo.

_____________________

Sí no aparentas una amenaza, la presa se confía y se vuelve mas vulnerable

Boku wa A desu



Inventario
Spoiler:
 


Otras firmas:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.goldmedievalrol.net
Abysso
Devoto
Devoto
avatar

Mensajes 187
Experiencia 264
Fecha de inscripción : 25/12/2011

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Abysso
nivel:
1/20  (1/20)
Monedas: 1

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Dom 22 Jul 2012 - 0:38

La ofensiva final de Alby fue impresionante, nunca vi a Sinnombre temblar como una gallina entre caimanes, reía y lloraba a la vez mientras en sus ojos el pánico estaba latiendo al descubierto, emanaba su terror por todas sus expresiones corporales. No pude ver, así es, me volteé a verle los ojos a Othara, el horror en su mirada era el reflejo suficiente que necesité para imaginar la consumación.

Caminando bastante encontramos una salida, durante el recorrido no habíamos hallado ningún artefacto en específico que nos sirviera con Averno pero bueno, ahora Alby tenía otro truco bajo la manga; Aly y Blake habían creado el nexo que necesitábamos para acercarme a mi hermanastro, Othara era la incógnita que me atestaba de incertidumbre, otra vez había cambiado su conducta hacia mí, estaba rara: quizá desconfiada, por ventura confundida, a lo mejor prejuicio mío, puede que no y posiblemente sí, probabilidades varias que generaban pensamientos colisionando en mi concentración.

Fue macabro y morboso ese paseo por los túneles, lo admito, pero valió la pena gente, ahora nos veo preparados para encontrarnos con Averno.— expresé posando mi mano en una roca ceremonial para descansar mi rodilla derecha, el aire fresco era un placer tremendo... había olvidado lo magnífico que era respirar saludable, limpio, como los humanos, como cuando uno recién sale de Delork'kas también.
—¿Por qué todavía confías en nosotros, Abysso?— me preguntó Othara.
Creo que a estas alturas ya no querrán seguir a mi hermanastro, él no les dará ni las gracias, olviden el oro o toda recompensa, les espera la muerte, ¿o no sabían?
—Yo sí te creo— declara Blake rodeando con su brazo el cuello de mi acompañante pícara.
No sé qué pensar, sólo quiero confesar que ahora mismo en breve nos encontraremos con los vasallos de Interfectorem— dijo Othara sosteniendo una bola de cristal muy rara que me hacía sospechar de que ella sabía más de lo que aparentaba.
Les pido por las buenas que se entreguen, yo los ayudaré luego si algo sale mal, háganlo por Othara: su hermanita menor de siete años está en peligro e Interfectorem prometió salvarla si cumplíamos nuestra parte.— añade Blake.
Mhmm, no sé, yo confío en tu palabra Blake pero no en mi medio hermano sangre pura; ¿cómo saber si no fue él quien puso a la niña en riesgo para sacarle provecho a las habilidades de Othara, no?
Más allá de toda sospecha, debo cumplir, no puedo dejar morir a mi hermanita Lili'ka... entiendan— esclarece la asesina espía.
Othara, hay más de una forma de cocinar un pato, créeme, si actúas con miedo el resultado será negativo, obra sin condicionamientos y cuenta con nosotros, la verdad no me interesa involucrarte más de lo necesario.
Vaya, ese no es el Abysso del que me han hablado— menciona chistoso el draconiano.
Culpa de Alby, no me señalen, yo venía muy bien con la perversidad que creábamos con Azoxeroth, ¡pero no nos cambiemos de tema! preparémonos para los insidiosos.
El cielo oscurecía pero sería una noche estrellada bastante iluminada, tendríamos luna menguante y nada de nubes, no habría viento, no habría calor ni frío, era fácil de notar; yo de todas formas aún estaba abstraído por la desaparición de Azoxeroth... de...
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alywe
Devoto
Devoto
avatar

Mensajes 130
Experiencia 180
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Edad : 28
Localización : Detras de ti... BU!

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Alywe
nivel:
1/20  (1/20)
Monedas: 15

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   Lun 23 Jul 2012 - 16:53

Spoiler:
 

Todo había sucedido muy rápido, sin saber cómo los tentáculos desaparecieron como el humo. El suelo, mejor dicho la sala seguía siendo inestable, pero ya le había echado el ojo a algunas agarraderas para sostenerme en caso de derrumbe. Casi a la vez que los monstruosos pseudobrazos de Abysso desaparecían, éste cerraba los ojos y caía como desmayado, me acerqué con cuidado y comprendí, aunque permanecí alerta. Seguía habiendo ruidos y Othara decidió salir a ver un poco más allá.

Blake también se había relajado, volviendo a su forma humana. Pero esa no fue toda la relajación "¿pero qué?"... me estaba abrazando y no supe reaccionar, nunca me habían abrazado por nada que no fuera después darme algún golpe pero al final entendí que ni me iba a comer ni nada y le devolví el gesto de forma torpe. Me separé cuando vi que el mago también caía como dormido. Era una excusa perfecta no me encontraba muy cómoda, demasiada tensión si el suelo caía o aparecían más enemigos estábamos muy mal.

Pasaron unos momentos en los que no supe bien qué ocurrió, salvo que Abysso al sacar su daga del cuerpo de Loren, la volvió a cagar, pues éste cobró vida. Suerte que el mago despertó a tiempo y de un modo poco ortodoxo procedió a una intervención quirúrjica de urgencia extrayendo lo que perturbaba la paz del cadáver. Por suerte, hasta aquí todo lo malo había pasado. El suelo no se derrumbó y pudimos seguir nuestro camino hasta la salida. No pude evitar apretar un poco el paso, necesirtaba luz, esa zona oscura me había debilitado.
Blake me seguía como un guardián no me molestaba, luchábamos bien, pero al posar su mano sobre mi la espalda ahora sí, dolió como nunca antes me había dolido e intenté mantener la compostura aunque no pude evitar enccorvarme un poco.
- Se me pasará- dije mirando al grupo mientras me tocaba la espalda. Noté un par de bultos, intenté mantener la calma. Por suerte para mi, la trágica historia de Othara nos dejaba pocas opciones de tomar iniciativa.

- ¿Cómo sabes que no te miente y que tu hermana se encuentra bien?- después de todo, era un demonio, de eso no te puedes fiar y en el orfanato las historias de miedo hablaban de cómo a veces los demonios te convertían en un lacayo, un ser sin alma, al servicio de dicho demonio. No era prudente mencionar eso, puesto que seguro que peores cosas habría pensado Othara.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rol-elbardofeliz.activosforos.org/forum
alby
Divinidad
Divinidad
avatar

Mensajes 926
Experiencia 856
Fecha de inscripción : 22/11/2008
Edad : 19
Localización : El Sabio no me permite decirlo

Hoja de personaje
Nombre del personaje: Alby Rocnus
nivel:
8/20  (8/20)
Monedas: 189

MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]    Mar 24 Jul 2012 - 20:40

Me mantuve apartado del grupo que se debatía en una discusión si confiar en los agentes de Interfectorem los cuales alegaban que estaban haciendo esto por un trato con el hermano de Abysso el cual les prometió salvar a la hermana de la que decían ser Othara.

Estaba meditando sobre cómo actuar a continuación, si confiábamos en ellos y nos traicionaban podría suponer nuestro fin pero por el contrario si nos ayudaban podríamos fácilmente llegar hasta nuestro objetivo y derrotarlo, con suerte. Otro agente eran los lacayos que nos habían dicho que se acercaban, ¿Nos habían dicho la verdad o los había llamado e informado de nuestra posición en nuestras caras? No, si lo hubiera hecho lo hubiera intuido, hubiera desprendido energía la cual yo notaría.

Debía pensar una estrategia para nuestro siguiente movimiento en el tablero, un tablero de ajedrez, Othara y Blake eran los peones rivales junto con los lacayos enemigos, Interfectorem era el rey, Sinnombre era la torre caída que había sido descartada del tablero. En nuestro bando teníamos a los buscadores como los peones, a Abysso como el rey, si él caía no querría ni saber que era lo que su hermano le estaba reservando. Yo en cambio no sabía que era, tal vez fuera una torre, me gustaban las torres, tal vez un alfil, un caballo o quizás… fuera yo la reina, la figura con más libertades que tenía. También desconocía que puesto ocupaba Alywe en el tablero, no la había visto en acción y ni la conocía, lo que sí sabía era que nos adentrábamos en terreno peligroso.

-Decidido, nos entregaremos, pacíficamente-dije de espaldas al grupo volviéndome a colocar la capucha negra, como si yo fuera el líder que hubiera tomado las decisiones- Pero esto supondrá una prueba para vosotros dos.

-No pienso entrar en la boca del lobo desarmado, por lo que con un juego de luces…-dije mientras les mostraba mi báculo en una mano y con un roce de mi dedo desde la parte de arriba hasta abajo, a medida que mi dedo avanzaba el báculo iba desapareciendo, pero era solido, un simple juego de luces. Lo mismo hice con el otro y me los guardé en el interior de mi túnica- Alywe, Abysso, dadme vuestras armas, pero solo una, escoged bien, si los supuestos lacayos nos encuentran desarmados sospecharan, guardaros un arma visible para entregársela.

-Esto probará si podemos confiar en Othara y Blake, si no informan de que llevamos armas ocultas, bien, podremos fiarnos de ellos y tener aliados entre las filas enemigas. Si por el contrario…-oscurecí mi tono el cual se volvió frio y cortante- nos delatáis, mataré a todos, tanto los lacayos de Interfectorem como a vosotros dos.

-Vosotros decidís, este es el plan que os propongo, ocultar las armas con uno de mis hechizos no elementales, probar si podemos confiar en nuestros compañeros y llegar hasta nuestro objetivo, tenemos hasta que lleguen, es vuestra decisión-dije con una voz más neutral y menos fría.- …Y sobre lo de tu hermana, Othara, si nos ayudas con esto y sale bien, una vez termine todo esto o durante el desarrollo, te ayudaremos, o mejor dicho, te ayudaré con tu hermana, tienes mi palabra, la palabra de un buscador y de un mago, pero sobretodo, la palabra de los Rocnus.

_____________________

Sí no aparentas una amenaza, la presa se confía y se vuelve mas vulnerable

Boku wa A desu



Inventario
Spoiler:
 


Otras firmas:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.goldmedievalrol.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Interfectorem el forajido II [Libre]   

Volver arriba Ir abajo
 
Interfectorem el forajido II [Libre]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Historias de Temática Libre
» Dibujando un paisaje en la azotea [Libre]
» Divirtiéndome un rato [libre]
» Fénix... [LIBRE]
» ¿Compradora compulsiva? Puede ser~ {Libre}

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Gold Medieval Rol :: Reino Dragón :: Ruinas Antiguas-
Cambiar a: